Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba y Duran se van a "empeñar" en abrir un diálogo porque "el tiempo apremia"

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran, han coincidido este jueves en la necesidad de abrir un diálogo para solucionar la crisis con Cataluña y han convenido que se van a "empeñar" en que así sea, porque consideran que "el tiempo apremia", han informado fuentes socialistas.
Ambos dirigentes han intercambiado pareceres sobre la situación en Cataluña durante una conversación informal que han mantenido, durante algo más de media hora, en el pasillo que rodea el Hemiciclo, conocido coloquialmente como la 'M-30' y en la que han sido objeto de flashes y objetivos.
HAY UN "PROBLEMA POLÍTICO" QUE RESOLVER
Finalizada la charla, fuentes socialistas han explicado que Rubalcaba y Duran han llegado a tres coincidencias importantes. En primer lugar, al margen de las cuestiones jurídicas, han reconocido que existe "un problema político" en Cataluña al que hay que dar una respuesta, argumento que ambos ya defendieron durante el debate del pasado martes en el Congreso, en el que se rechazó la petición del Parlament de las competencias para poder llevar a cabo la consulta soberanista.
A partir de aquí, han compartido también la necesidad de abrir un diálogo para resolver este problema político y, según las citadas fuentes, los dos han asegurado que "se van a empeñar en abrir ese diálogo".
Además, tanto el dirigente socialista como el nacionalista han coincidido en que el tiempo para abrir este diálogo y resolver este problema no es infinito, sino, más bien al contrario, "apremia".
El pasado martes, Rubalcaba dio un 'no' rotundo a la consulta de autodeterminación y aportó argumentos para oponerse a este derecho y a la independencia. Pero a partir de ahí ofreció un diálogo para reformar la Constitución y permitir que catalanes y el resto de españoles puedan seguir "viviendo juntos".