Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba pide al Gobierno más apoyo a Marruecos ante la presión migratoria porque se ha "dejado de mirar a Africa"

Dice que hay que luchar contra la inmigración ilegal que "juega con la vida de las personas" y pide una política común en la UE
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha pedido este miércoles al Gobierno que apoye a Marruecos en su lucha contra la inmigración ilegal y ha avisado que "hay mucho por hacer" porque "España en los últimos años ha dejado de mirar a África".
En su intervención ante el Pleno del Congreso para responder al resultado de la última reunión del Consejo europeo de marzo, Rubalcaba ha hecho extensivo este "error" a la Unión Europea, que también "ha dejado de mirar a África". "Ha saludado las revoluciones del norte de África y a continuación se ha ido a dormir la siesta", ha denunciado.
Rubalcaba ha recordado que desde hace meses viene denunciando que la UE "carecía de una política de inmigración común" y ha apuntado que, cuando se produjo la tragedia de Lampedusa, ya advirtió de que "volvería a haber problemas", como así ocurrió después "aquí en España", con las muertes de varios inmigrantes que trataban de llegar a nado a Ceuta.
"PROBLEMA DE FRONTERAS"
Por eso, ha recalcado que es bueno que se centre esta cuestión en que hay "un problema de fronteras" que "exige una política de fronteras común", porque "el sur de Italia o de España no es sino la frontera sur de Europa" y, por lo tanto, toda la UE tiene que "echar una mano".
Pero, dicho esto, ha subrayado que el "problema de fondo" no es ya de fronteras, sino que es "un problema de inmigración en su contenido más general", que está en los países de origen de la inmigración y de tránsito de inmigración.
Por eso, y aunque ha reconocido que hay que "resolver el problema de las fronteras", ha hecho hincapié en que también hay que solucionar "el problema de acogida de la gente que viene", que "es gente distinta, es inmigración ilegal económica pero son refugiados", a los que hay que dar "una acogida como se merecen, en el sentido positivo".
"Porque la UE no puede ser otra cosa que una tierra de asilo y acogida. No podemos renunciar a esos principios", ha defendido, provocando los aplausos de la bancada socialista.
Pero, al mismo tiempo, ha subrayado que los países deben "combatir la inmigración ilegal" porque "juega con la vida de las personas". Y, para ello, ha dicho, hay que trabajar con los países de origen y tránsito de esas personas que protagonizan las "presiones migratorias" sobre Ceuta y Melilla.
Y ha sido en este punto cuando ha defendido que Marruecos, país de tránsito, "necesito" el apoyo de España y "tiene que tenerlo", y ha pedido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, que cambien la postura de dejar de mirar a África, porque "es un error".