Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba asegura que Iker Esparza no es "un etarra más"

El arresto se ha producido durante la madrugada, cuando una patrulla de seguridad de París pidió al presunto terrorista que se identificara. En ese momento, el detenido intentó darse a la fuga en el vehículo en el que viajaba, hasta que fue interceptado por los agentes. Los agentes que le detuvieron le trasladaron a las dependencias de la Subdirección Antiterrorista de la policía judicial (SDAT).
Cuando fue detenido, el presunto etarra iba armado con una pistola. Fuentes de la investigación han añadido que en su poder se ha hallado una memoria USB y abundante documentación falsa.
Iker Esparza fue condenado en 2002 a cinco años de prisión por lanzar "cócteles molotov" contra un tren estacionado en Ventas de Irún, el 9 de agosto de 1998. En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal señalaba que Iker y otros tres acusados, concertados con otras personas no identificadas, abordaron en la madrugada del 9 de agosto de 1998 "un tren conocido como el topo de la sociedad Euskotren", con trayecto entre Hendaya (Francia) y San Sebastián.
Su arresto se produce el mismo día en que la organización terrorista ha afirmado, en una entrevista al diario vasco Gara, que está inmersa en un proceso de reflexión para fijar una "estrategia político-armada eficaz" tras reconocer el "bloqueo" en su objetivo de alcanzar la independencia en el País Vasco.
Rubalcaba descarta la negociación rotundamente
El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que el etarra Iker Esparza tenía responsabilidades dentro de la organización terrorista. En una comparecencia ante los medios en Bruselas, el ministro no ha querido precisar el papel del detenido en ETA, pero ha comentado que "no se trata de un etarra más" ni de un desconocido para las fuerzas de seguridad españolas.
Respecto al supuesto período de reflexión en el que la banda habría entrado, el ministro ha sido tajante al contestar a la pregunta de si esa posibilidad permitiría reabrir una negociación: "rotundamente no", ha dicho