Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba dice que le indignan "la mentira y la intolerancia"

Afirma que "en fútbol y en política nada está escrito hasta el pitido final" y avanza que no piensa escribir memorias
El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, asegura que lo que a él le indigna es "la mentira y la intolerancia", en una entrevista en la revista FHM recogida por Europa Press. En ella, dice que su "pesadilla" es que "el poder caiga en manos de políticos intolerantes y totalitarios" y su "sueño" es que "se instale otra forma de hacer política, sin insultos, sin descalificaciones y en la que se debata el fondo de las propuestas".
Así, critica "las formas de hacer política que se preocupan más de insultar al adversario o de lanzar una frase ingeniosa que de explicar cómo piensan resolver los problemas de la gente". Ante ese panorama, reconoce, no es de extrañar que "muchos españoles" y especialmente muchos jóvenes se hayan "distanciado de los políticos".
Sin embargo, aunque entiende que en la situación actual los jóvenes no tengan ganas de votar, y que estén hasta "enfadados" por la crisis, avisa de que el 20N lo que está en juego es "cómo salimos de la crisis". Y además, anima a quien lo desee a entrar en política: "Todo es política y hay que implicarse para conseguir aquello en lo que creemos".
El dirigente socialista subraya que no cree en la "política espectáculo ni en el marketing" y que, por eso, en sus actos no hay "confeti, fuegos artificiales ni frases vacías pero ingeniosas que sólo buscan un titular". También dice que aunque le gusta recibir el "cariño" de la gente, le "horroriza" la "imagen típica del 'político 'besaniños'".
De cara a las elecciones, Rubalcaba pide a los ciudadanos que decidan "libremente", pero informándose de lo que propone cada candidato. Sobre sus opciones electorales, avisa que "en fútbol y en política nada está escrito hasta el pitido final" y, por respeto al voto de los ciudadanos, sostiene que ahora mismo, igual que todos los demás candidatos, tiene "todas" las posibilidades y "ninguna".
En la entrevista, Rubalcaba dice que sólo tiene un móvil un "viejo Nokia" que no permite navegar por Internet, y que tiene "pocos trajes". "Trajes, sólo puedo decir que tengo pocos, y los pago yo", responde, en alusión velada al 'caso Gürtel' y al proceso contra el expresidente valenciano, Francisco Camps, acusado de cohecho impropio precisamente por haber recibido trajes de regalo.
SUS ASESORES DE COMUNICACIÓN SE QUEJAN
Relata además que su equipo electoral lo compone apenas una decena de personas, que le dan ideas para los discursos pero al final es él quien prepara la intervención "delante del teclado" y que le gusta "improvisar y ser espontáneo" en sus discursos. Incluso deja claro que su foto oficial no está retocada --"No, por favor, me gustan mis arrugas"-- y que sus asesores de comunicación "se quejan" de que les hace "poco caso".
Pese a llevar "muchos años en política", el candidato asegura que no vive "en una burbuja" sino que es más bien "esponja", le gusta escuchar y conocer los problemas de la gente y que su familia y amigos son gente "completamente normal" que le dicen todo lo que piensan aunque sea una crítica.
Dice que le basta con dormir cinco o seis horas y que, aunque "lamentablemente" nunca ha ido de gira con un grupo de rock, la campaña electoral "debe parecerse bastante", "mucha carretera, mucho hotel y poco tiempo para familia y amigos". Reconoce tener miedo a volar y no está "tranquilo" del todo hasta que no toca tierra.
Como político que admira, Rubalcaba cita al expresidente sudafricano Nelson Mandela, se declara fan de la serie 'El ala oeste de la Casa Blanca', aunque "no refleja la política tal como es, pero casi"; y dice que lee cada noche antes de dormir y que le gusta la novela negra. Además, despeja con humor las preguntas sobre si 'se liga' en política.
Preguntado cómo le gustaría ser recordado, se remite a su encuentro con empresarios vascos de principios del mes de septiembre en el que éstos le dieron las gracias porque, según le dijeron, "ahora ya no tienen que mirar debajo del coche cada mañana y pueden dedicarse a velar sólo por la marcha de sus empresas". "Esa es la mejor recompensa", añade.
NO QUIERE ESCRIBIR MEMORIAS
Y además, deja claro que no piensa escribir sus memorias --se lo han propuesto varias veces y lo ha rechazado-- porque los puestos por los que ha pasado no le pertenecen "íntimamente".
Por el líder del PP, Mariano Rajoy, expresa "respeto" y como superstición para el día de las elecciones reconoce que le gusta "comer siempre en el mismo sitio con unos cuantos amigos". Preguntado sobre a qué política le gustaría ver en portada de la revista, responde que a su jefa de campaña, Elena Valenciano, porque "seguro que les daba un buen titular".