Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director de la división hotelera de Rumasa dice que Ruiz Mateos le presentó a Lanzas como "colaborador"

La Fiscalía Anticorrupción solicita una fianza civil de 120.000 euros para el imputado
Carlos Miranda Bacciarini, que entre 2003 y 2011 fue director de la compañía que gestionaba todos los hoteles de Nueva Rumasa, ha declarado este miércoles como imputado ante la juez que investiga los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares y ha asegurado que el empresario José María Ruiz Mateos le presentó "como un colaborador" al 'conseguidor' y exsindicalista de UGT Juan Lanzas, a quien, ha reconocido, entregó en una ocasión un sobre, aunque "no es conocedor ni consciente de que eso representara ningún pago".
El imputado, para quien la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado una fianza de responsabilidad civil de 120.000 euros, ha comparecido por espacio de casi dos horas ante la juez Mercedes Alaya, que le ha imputado un delito de malversación al haber participado "activamente" en el proceso de reestructuración laboral del Hotel Cervantes de Torremolinos (Málaga), para lo cual "conocería que se había obtenido la financiación de la Junta a través del tráfico de influencias ejercido por Lanzas".
Alaya cree que el imputado habría servido "como intermediario" de los ilícitos pagos realizados por parte de la familia Ruiz Mateos a Juan Lanzas, "quien cobraría 600.000 euros por las gestiones ante la Junta relativas al hotel, pagos que se harían en sobres semanales o quincenales en los que se contendría 20.000 o 25.000 euros".
Según el acta de su comparecencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la instructora considera que el imputado promovió la inclusión en el ERE del hotel de dos 'intrusos', como son Carlos Andrés Sendino y José Antonio Cuevas, que habían trabajado, respectivamente, en Viajes Marbesol y Autos Marbesol --empresas vinculadas a Nueva Rumasa--, para lo cual incluso "se falsearían" por la empresa sus datos laborales respecto a la fecha de antigüedad en el Hotel Cervantes.
En relación a los 'intrusos', el imputado ha señalado que trabajaban en dos empresas del grupo que fueron vendidas en 2005 a una empresa que no subrogó a determinados trabajadores, entre ellos Sendino y Cuevas, por lo que la familia Ruiz Mateos les ofreció la posibilidad de seguir en el grupo en la única actividad que había en la zona, como era el Hotel Cervantes, pues llevaban trabajando con el grupo "más de 20 años".
Tras ello, y según Bacciarini, ambos comenzaron a trabajar en el hotel, uno revisando la contabilidad del mismo y el segundo comprobando que los clientes que usaban el garaje lo pagaban, por lo que ha negado que "se metieran intencionadamente en el hotel para que se acogieran al ERE, lo que pasa es que coinciden las fechas".
El imputado, que ha relatado las funciones desarrolladas por varios hijos de Ruiz Mateos, ha aseverado que fue José María Ruiz Mateos la persona que "en última instancia ordenó" que los dos 'intrusos' pasaran a la plantilla del hotel.
NIEGA SER "INTERMEDIARIO" DE LOS PAGOS A LANZAS
Asimismo, el imputado ha relatado que solo vio a Lanzas en dos ocasiones, una cuando José María Ruiz Mateos se lo presentó en 2005 "como un colaborador", y otra en una ocasión que iba a Lepe (Huelva) y "le dijeron que recogiera un sobre en la garita" de la vivienda del empresario "y se lo entregara a Lanzas" en Sevilla, aunque "no es conocedor ni consciente de que eso representara ningún pago".
Tras negar haber sido "intermediario" en los pagos realizados a Juan Lanzas, ha atribuido las acusaciones realizadas por el exabogado de Nueva Rumasa Joaquín Yvancos "a la notoria enemistad que tiene con la familia Ruiz Mateos", motivo por el que "se le han interpuesto varias querellas y ha sido expulsado del Colegio de Abogados".
Al término de la declaración se ha celebrado una comparecencia de medidas cautelares en la que la Fiscalía ha pedido para el imputado una fianza de responsabilidad civil de 120.000 euros --que se corresponde con el 20 por ciento de las pólizas de 453.534,86 euros cobradas por los dos 'intrusos' más el tercio legal--, ya que, además de lo relativo a los 'intrusos', considera que "sigue habiendo indicios de su participación en el pago de comisiones ilícitas a Lanzas".
Las acusaciones ejercidas por Junta y Manos Limpias se han adherido a la petición de Anticorrupción, mientras que su defensa se ha opuesto a dicha fianza civil al considerar que su imputación se basa únicamente en la declaración de Yvancos y en tres correos electrónicos "en los que no interviene ni como destinatario ni como persona que los envía".
Su abogada ha agregado que varios de los imputados "han aclarado que a su defendido solo le llamaron en una ocasión para recoger un sobre de la garita", de manera que "de ahí a afirmar que era el que pagaba a Lanzas hay un abismo".
La juez también había citado a declarar este miércoles a uno de los 'intrusos', en concreto a José Antonio Cuevas, quien no se ha presentado ante la juez por causas que se desconocen.