Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia rechaza recuperar por el momento la cooperación militar con la OTAN

Rusia se negó hoy a recuperar la cooperación militar con la OTAN, rota durante el conflicto en Georgia el pasado agosto, hasta que se celebre una reunión de ministros de Asuntos Exteriores.
El Comité Militar aliado en pleno, alentado por EEUU, esperaba que el Consejo OTAN-Rusia, reunido hoy a nivel de embajadores, diera luz verde a la vuelta a la normalidad en las relaciones militares, para así reiniciar los ejercicios conjuntos.
Pero según informaron a Efe fuentes diplomáticas, el representante ruso ante la OTAN, Dmitri Rogozin, fue tajante al rechazar esta posibilidad, y dijo que sólo será posible cuando se pongan de acuerdo los ministros de Asuntos Exteriores.
No hay ningún encuentro de esta categoría previsto por el momento, y el consenso de los ministros de Defensa, que se reunirán el próximo día 11, no es suficiente para los rusos.
En este contexto, una de las posibilidades que se barajan es convocar una reunión de Exteriores aprovechando que el 15 de junio muchos de los jefes de la diplomacia aliados estarán en Bruselas para el Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE).
"Ha habido buenas palabras, pero se está produciendo un ambiente similar al de la Guerra Fría, estamos congelados y cuanto más tiempo pase será peor", aseguraron las fuentes consultadas.
En cualquier caso, todos los embajadores han expresado su deseo de que se celebre una reunión ministerial del Consejo "lo antes posible", explicó la portavoz de la OTAN Carmen Romero.
Dicho órgano tenía previsto reunirse el pasado 18 de mayo, pero el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, decidió no acudir en protesta por los ejercicios aliados que se están efectuado en Georgia.
Por otro lado, varios representantes diplomáticos sugirieron a Rogozin utilizar el Consejo OTAN-Rusia para debatir sobre la propuesta del Kremlin de crear una nueva estructura de seguridad euro-atlántica que supere la hegemonía de la organización aliada.
Todos coincidieron en que el Consejo debe mejorar su modus operandi y revisar sus métodos de trabajo, para lo que se ha convocado una reunión de vice-embajadores el próximo viernes.
También se mostraron de acuerdo en que deben centrarse más en debatir temas de actualidad como el desarme, la no proliferación de armas de destrucción masiva, Afganistán o la piratería.
Durante el Consejo no salió a colación ninguno de los dos asuntos que más han tensado en los últimos tiempos las relaciones bilaterales: las maniobras en Georgia y la expulsión de dos diplomáticos rusos ante la OTAN por supuesto espionaje.