Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una acusación pide al juez Ruz que interrogue al responsable de custodiar los ordenadores en Génova

El sindicato Manos Limpias, personado como acusación popular en el caso de los 'papeles de Bárcenas', ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que cite a declarar en calidad de testigo al responsable de custodiar los ordenadores del ex tesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas.
La acusación considera que detrás de la destrucción del disco duro de uno de los portátiles y de la sustracción de la memoria del otro dispositivo puede concurrir un presunto delito informático, otro de encubrimiento y uno de obstrucción a la Justicia.
Entiende que la justificación que dio el abogado del PP basada en que la Ley de Protección de Datos avalaba la destrucción de los discos duros cuando van a ser empleados por otros trabajadores no es "válida por cuanto la información tenía que estar preservada por estar el procedimiento ya inicializado".
"Es de sentido común que, aunque los ordenadores pudieran ser utilizados por otros trabajadores del PP, la documentación obrante en los ordenadores tenía que haber sido archivado o almacenado aunque esté fuera del ordenador, esto es en las propias dependencias de Génova 13", recoge en el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, que ha sido presentado este lunes en la Audiencia Nacional.
Manos Limpias recalca que una reflexión "de sentido común y pura lógica" lleva a la conclusión de que si el disco duro no hubiera contenido "información comprometida" no se hubiera destruido. En su opinión, es evidente que este hecho se ha cometido dolosamente en tanto que el responsable de la custodia era "perfectamente conocedor de que el procedimiento estaba judicializado, y el contenido de los mismos, una prueba veraz".
Concluye que Bárcenas manifestó ante el Juzgado que esos ordenadores guardaban la contabilidad B del PP entre los años 1994 hasta 1997 y las visitas a Génova, y recuerda que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, afirmó en sede judicial que los ordenadores seguían custodiados por el partido.