Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SCC pide investigar a los funcionarios para aclarar quien les ordenó firmar los gastos del 9N

Abre un buzón para que funcionarios de Mossos denuncien presiones sobre el 1-O
Societat Civil Catalana (SCC) ha ampliado la denuncia del procedimiento del 9N y ha solicitado abrir nuevas diligencias para investigar a los funcionarios con el objetivo de identificar quien les ordenó firmar los gastos de la organización del proceso participativo.
En rueda de prensa este viernes, la entidad ha explicado que la ampliación de la denuncia pretende aclarar los verdaderos responsables de los gastos del 9N, ya que critican que la Generalitat pretende "derivar la responsabilidad" a los funcionarios.
El abogado de Abogados Catalanes por la Constitución y miembro de SCC Manuel Miró ha reivindicado que los funcionarios tienen una responsabilidad subsidiaria y que "la responsabilidad es de las personas que ordenaron los pagos", por lo que quieren que los funcionarios expliquen quien dio esa orden.
La Generalitat en junio solicitó el archivo del procedimiento alegando que los gastos preparativos y vinculados al 9N fueron "intervenidos y aprobados" por los interventores delegados de los respectivos departamentos, lo que SCC considera que es un intento de mitigar la responsabilidad real del expresidente de la Generalitat Artur Mas, y los exconsellers Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau.
Este anuncio se produce después de que el Tribunal de Cuentas haya decidido activar el nombramiento de un instructor para que practique diligencias y proceda a la apertura de una investigación para dilucidar responsabilidades por el 9N y, en su caso, reclamar a Mas, Homs, Ortega y Rigau el dinero público que se gastó en aquella consulta, que podría superar los cinco millones de euros.
CRÍTICA A LOS CAMBIOS EN INTERIOR
El vicepresidente de la entidad, Álex Ramos, ha anunciado que SCC ha abierto un buzón anónimo para que los funcionarios de los Mossos d'Esquadra puedan "denunciar las presiones que puedan recibir sus responsables jerárquicos" ante el referéndum del 1-O.
En su comunicado sobre los cambios en la conselleria de Interior, SCC ha alertado de que la substitución del conseller de Interior Jordi Jané y del director de los Mossos Albert Batlle por Joaquim Forn y Pere Soler es una "purga a los elementos más moderados y sensatos, y los sustituye por fundamentalistas dispuestos a inmolarse en la hoguera de sus vanidades secesionistas".
Por ello, esta iniciativa pretende "evitar el filtro del jefe de los Mossos", que consideran que busca la obediencia del cuerpo a las decisiones políticas, para que puedan denunciar los funcionarios que sientan que están recibiendo presiones para hacer alguna vulneración de la ley en relación al proceso soberanista.
El buzón, que también está abierto a cualquier ciudadano, tiene carácter confidencial y se abrirá el 25 de julio con la dirección misderechos@societatcivilcatalana.cat y un teléfono de atención.
ENCUESTA DEL CEO
Preguntado por la encuesta que ha publicado el Centre d'Estudis d'Opinió de la Generalitat (CEO), que dice que un 67,5% de catalanes participaría en el 1-O y que ganaría el 'sí', Ramos ha advertido de que el CEO es un órgano de la Generalitat y que tiene un "sesgo y una orientación política".
Ha asegurado que en otras encuestas la representatividad de los datos era cuestionable, porque, según él, la muestra de personas catalanohablantes estaba sobrerepresentada, de manera que ve la encuesta como un intento de "favorecer la participación" en el referéndum.