Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El SISEJ atribuye a la "presión social" ante las municipales la rectificación de Gallardón sobre partidos judiciales

El Sindicato de Secretarios Judiciales (SISEJ) ha atribuido a la "presión social" la decisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de mantener finalmente los partidos judiciales y ha situado esta rectificación en la proximidad de las elecciones municipales en 2015.
La asociación ha achacado en un comunicado el cambio que tendrá lugar en la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial a la "necesidad de pacificación" de los distintos sectores de la justicia a los que, a su juicio, ha ido "calmando" con concesiones parciales de carácter corporativo firmando distintos acuerdos.
No obstante, el SISEJ advierte de que la rectificación sobre la supresión de partidos judiciales será insuficiente si el modelo de tribunales de instancia no va acompañado de un despliegue integral de la oficina judicial. "Una justicia ágil, eficaz y transparente como corresponde a una sociedad moderna y democrática precisa una estructura donde quede separada con nitidez las funciones y competencias", ha dicho.
"Frente a los mitos que arrastra la justicia sobre su lentitud, colapso y falta de viabilidad sobre los que se pretenden justificar las medidas privatizadoras por parte del actual Ministerio de Justicia o la implantación de tasas judiciales estatales y autonómicas, reiteramos nuestra apuesta por un cambio de modelo", señala.
De esta forma, apuesta por el despliegue integral de la oficina judicial y precisamente analizará esta cuestión los próximos 30 y 31 de octubre en las Jornadas sobre los Mitos y Realidades de la Administración de Justicia junto a la Universidad de Sevilla, la Universidad Pablo de Olavide y la Universidad Carlos III con objeto de abordar estas cuestiones.