Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sale adelante la moción de censura en Silleda contra la alcaldesa socialista

La nueva primer edil, Ofelia Rey, es recibida con abucheos por los vecinos. Vídeo: ATLAStelecinco.es
La moción, presentada el pasado día 6 de octubre, fue el fin de varias semanas de rumores, en las que los líderes del PP nacional y gallego, Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo, expresaron su rechazo a que los concejales de su partido apoyasen una moción de censura e incluso les advirtieron de que serían expulsados si desobedecían sus directrices.
En las elecciones municipales de 2007 el PSdeG obtuvo seis concejales, los mismos que el PPdeG, y uno el BNG. El PSdeG comenzó gobernando con el apoyo del BNG a la investidura de la candidata socialista, pero no gobernaron juntos.
De los seis concejales del PSdeG, dos se pasaron al grupo de los no adscritos hace un año y medio, mientras que la alcaldesa retiró su confianza a otro de los concejales.
Con esta situación, el municipio estaba regido por la alcaldesa y dos concejales socialistas más, lo que, según defendía el PPdeG antes de la moción y ha repetido la recién elegida alcaldesa, es causa de "inestabilidad e ingobernabilidad del municipio".   
Escoltada por la Guardia Civil
La nueva corporación municipal de Silleda, constituida tras la victoria de la moción, ha tenido que abandonar la 'Casa da Cultura', donde se celebró el pleno, escoltada por agentes de la Guardia Civil. Tras un tenso debate en el que hubo más abucheos a la nueva alcaldesa, la corporación municipal se quedó encerrada en la parte alta de la Casa de la Cultura durante más de una hora.
En la entrada del edificio, algo más de un centenar de vecinos gritaban en contra de la nueva alcaldesa, mientras agentes de la Policía Local custodiaban la escalera y no dejaban subir a nadie.
A medida que los gritos iban en aumento, entraron en el local agentes de la Guardia Civil que portaban escudos antidisturbios.
Una vez hicieron un pasillo entre la gente que gritaba, y también los periodistas, descendió por las escaleras la nueva corporación, con Ofelia Rey a la cabeza, y salió del recinto.
CGS/LA