Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez Barcoj llegó a sacar 10.000 euros de una vez en efectivo con cargo a su tarjeta opaca

El ex director general también usó su plástico para gastos pequeños de ferretería, discotecas, supermercado y en la frutería de los famosos
El exdirector general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj dispuso en efectivo de buena parte de los 484.192,42 euros que fueron cargados a su tarjeta opaca entre 2003 y 2010, más de 135.000 euros que en su mayor parte sacó de ventanilla, según la documentación bancaria que analiza el juez Fernando Andreu en una pieza separada del "caso Bankia" a la que ha tenido acceso Europa Press. Llegó a sacar de una tacada 10.000 euros el 18 de diciembre de 2007.
La mayoría de las disposiciones en efectivo de Sánchez Barcoj, imputado en el "caso Bankia" son de 300 o 600 euros bajo el concepto "disposición de efectivo oficina" y se producen con muy pocos días de diferencia, siendo muy pocos los reintegros en cajero. No obstante, los extractos reflejan algunos picos como la disposición por el directivo de 7.200 euros en julio de 2005 y los 10.000 euros antes mencionados.
El extracto de la cuenta vinculada a la tarjeta opaca de Sánchez Barcoj refleja también su uso en gastos muy pequeños en ferreterías o grandes almacenes como el Corte Inglés. En estos centros los gastos iban desde los poco más de tres euros hasta los 3.356 euros gastados en una ocasión en el supermercado.
CLIENTE FIJO DEL HONKY TONK
Otros, a pesar de ser muy pequeños, son gastos prácticamente fijos todas las semanas, como los realizados en la denominada "frutería de los famosos", ubicada en la Milla de Oro madrileña y que se anuncia como proveedora de la Casa Real o en el popular local de copas madrileño Honky Tonk, respecto del cual aparecen numerosos cargos de en torno a los 50 euros.
El directivo también aparece como habitual en la compra de entradas para espectáculos en plataformas de internet y de los Cines Verdi, según los gastos cargados a la tarjeta opaca.
Por lo que se refiere a los restaurantes, los gastos tampoco eran muy espectaculares y siempre se repiten los mismos establecimientos, la mayoría italianos y orientales en los que el exdirector general pagaba con su tarjeta opaca cuentas de no más de 40 euros. Destaca un gasto de más de 200 euros en el afamado Diverxo en abril de 2010.
Los gastos más elevados son los referidos a viajes y estancias en hoteles de lujo o spa balnearios, entre ellos los cargados a la agencia ECI -como el de 4.665 euros cargado el 23 de noviembre de 2005 o el de 7.817 euros reflejado un año después.
Ese mes, el de noviembre, era el elegido por el exdirectivo para realizar más cargos a su tarjeta "black", tanto en compras por tarjeta como en disposiciones en efectivo.
En el capítulo del lujo aparecen tres compras destacadas: dos en Loewe por valor de 1.084 y 1.375 euros en octubre de 2005 y otro en por valor de 92 euros realizado en una tienda Lacoste. De joyería la documentación sólo refleja un gasto realizado por Sánchez Barcoj por valor de 1.719 euros en el establecimiento Pagoda Bahía el 8 de abril de 2009.
El directivo devolvió a Bankia a principios de julio de 2014 los gastos sin justificar de sus tarjetas de crédito después de que la entidad se los reclamara, un total de 90.879,24.
MATÍAS AMAT: 10.000 EUROS EN UNA JOYERÍA
Por su parte, el exdirector general de BFA, matriz de Bankia, Matías Amat, empleó su 'tarjeta B' para abonar 10.000 euros en la Joyería Durán, situada en el barrio de Salamanca de Madrid, en abril del año 2009, según consta en la documentación remitida al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que investiga los pagos.
Amat utilizó este medio para efectuar compras en establecimientos de lujo durante el mes de abril en distintos años. Así, pagó otros 3.550 euros en otra joyería de lujo madrileña, Suárez, en 2005, y gastó 4.860 en artículos de Tiffany's y Pomellato en 2010.
El hombre de confianza del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, era, además, un asiduo de otras tiendas de alto standing como Loewe, Hermes, Chopard o Luis Vuitton, donde compró en más de media docena de ocasiones.
Sufragó con su tarjeta otros dispendios como el alquiler de una embarcación de recreo, compras de material de golf, artículos de peletería y antiguedades. También constan en los extractos numerosos billetes de avión y viajes. El más costoso de estos desplazamientos asciende a más de 20.000 euros, pagados en diciembre de 2009 a la agencia Catai Viajes.