Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez avisa: Dejar el tema de Cataluña a En Comú Podem demuestra que la autodeterminación es línea roja

Ve "tremendo" que Rajoy esté dispuesto a no ir a la investidura y dice que tanto él como Iglesias quieren un "contrato de adhesión"
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha avisado este miércoles de que si Podemos propone negociar la formación de un Gobierno aparcando el debate sobre Cataluña y dejarlo en manos de En Comú Podem y el PSC, eso supondrá demostrar que el derecho de autodeterminación sí es una línea roja para los de Pablo Iglesias.
"Hoy dice que él no va a poner sobre la mesa como línea roja el derecho de autodeterminación, quiere que sea En Comú Podem quien lo negocie, pero es que En Comú Podem fue quien, al día siguiente de decir él que no era una línea roja, dijo que sí lo era", ha advertido en una entrevista en la Cope, recogida por Europa Press.
Para Sánchez, Podemos no es un "proyecto político definido", sino un "conglomerado de siglas" que antepone "la confluencia" a "la coherencia" y, por eso, "es rehén de las alianzas territoriales que tiene.
Por eso, está convencido de que Podemos no renunciará a las revindicaciones que, según ha dicho, impiden que el PSOE pacte con ellos. Según ha dicho, él está dispuesto a hablar con Podemos, pero no "sobre la independencia de los jueces y los fiscales como propuso (Juan Carlos) Monedero", ni sobre el incremento "explosivo" del gasto que "llevaría a una confrontación con Bruselas" ni sobre la fragmentación de la soberanía nacional. "Seis meses después, sé perfectamente cuáles son las líneas rojas de Iglesias", ha dicho.
ÉL SIEMPRE DIRÁ "SÍ A LOS ESPAÑOLES"
Por otro lado, ha tachado de "tremendo" que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, diga que no se presentará a la investidura si no tiene apoyos y que de este modo vuelva a decir "no" a los epañoles. En cambio, ha asegurado que él siempre dirá "sí" porque ante todo hay que desbloquear el reloj de la democracia y luego conformar un gobierno".
Por eso, ha insistido en que con el actual panorama electoral, tan fragmentado, es inútil votar a Rajoy, porque nadie quiere pactar con él, y también con Iglesias, porque es "incapaz de dialogar".
Después de haber enumerado los escollos para un pacto con Podemos, ha dejado claro que no puede acordar con el PP por sus diferencias en modelo económico y social, además de por cosas que "preocupan" como las grabaciones que muestran al ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, hablando de investigaciones a políticos independentistas.
A su modo de ver, tanto Rajoy como Iglesias conciben la democracia "como un contrato de adhesión", mientras que el PSOE ha demostrado que puede articular un Gobierno de progreso "gracias al entendimiento".
NO ENTRAN EN SUS CÁLCULOS UNAS TERCERAS ELECCIONES
Según ha dicho, unas terceras elecciones no entran en sus cálculos porque él fue quien más intentó que no hubiera unas segundas. "Que tengan claro los votantes progresistas que la única solución es el PSOE, no podemos pasar de un problema a otro", ha remarcado.
Para Sánchez, Iglesias propone "un cambio que resta" pero quienes quirean cambiar de verdad tienen la "opción moderada y sensata del centro izquierda. "España no es Grecia, hay un Partido Socialista fuerte", ha dicho.
IGLESIAS QUIERE LA GRAN COALICIÓN
Y ha advertido de que Iglesias "propone dos imposibles, que su conglomerado de siglas supere en escaños al PSOE, cosa que no va a ocurrir" y luego además su "verdadera intención: que haya una gran coalición para él ocupar todo el espacio de la izquierda", cosa que "tampoco va a ocurrir".
El líder socialista no ha aclarado si presentará la dimisión en caso de que Podemos supere al PSOE el próximo 26 de junio pero ha subrayado que nunca ha sido "una persona con apego al cargo" como demuestra el hecho de que, en contra de lo que se auguraba en las tertulias, no estuvo dispuesto a todo con tal de ser presidente del Gobierno.