Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez e Iglesias se tienden la mano, pero entre bronca y acusaciones mutuas

Debate entre Pablo Iglesias y Pedro SánchezEFE
El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se han tendido la mano para el acuerdo este martes desde la tribuna del Congreso de los Diputados, pero lo han hecho mientras se han cruzado duros reproches que han terminado en bronca. Entre medias, ambos han deslizado acusaciones mutuas de estar en campaña electoral y buscar elecciones.
El debate entre Iglesias y Sánchez ha sido el más agrio del Pleno de investidura del socialista. Después de la ironía y el sarcasmo que utilizó el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, el líder de Podemos ha hecho recriminaciones a Sánchez que han encendido a la bancada socialista. "Le vamos a decir las verdades a la cara", les ha dicho.
Pese al tono, el líder de Podemos ha insistido en defender que es posible poner en marcha un gobierno de izquierdas con los votos del PSOE, Podemos y sus confluencias, Compromís e Izquierda Unida, y las abstenciones de ERC y Democracia y Libertad. Así, le ha animado a no seguir su camino con Ciudadanos, con quien ha hecho un acuerdo que sirve para pactar con el PP.
Mientras tanto, Sánchez ha insistido en su propuesta de un gobierno transversal, porque los partidos de izquierdas solos no suman y le ha conminado a aclarar con qué propuestas concretas no está de acuerdo, sacando pecho de nuevo del paquete social que incluye el pacto con el partido naranja.
Así, le ha insistido en que tiene que ceder y le ha avisado de que el programa de Podemos, que supondría aumentar el gasto público en más de 120.000 millones de euros, supondría la salida de España de la moneda única.
El líder del PSOE ha avisado a Iglesias de que no puede ir "repartiendo carnets de buen socialista" y le ha animado que en lugar de ser "tan duro" con el PP, "no vote con ellos" y permita que haya un presidente del Gobierno socialista. Después, le ha pedido que aclare su estrategia: "Si quiere ir a elecciones, diga la verdad".