Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez, sobre si apoyaría acciones legales contra Mas: "El ruido de recursos legales no resuelve el problema"

Dice que Mas es "el primer agente electoral de Junqueras" y que éste "se frota las manos" con el "inmovilismo de Rajoy"
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha afirmado este viernes que "el ruido de recursos legales contribuye muy poco a la resolución de los problemas políticos" en Cataluña, y que el cumplimiento de la ley es "condición necesaria pero no suficiente".
Sánchez se ha expresado así, en una entrevista en Telecinco recogida por Europa Press, preguntado si apoyaría a la Abogacía General del Estado en caso de que decida llevar a los tribunales al presidente catalán, Artur Mas, o presentar un incidente de nulidad contra el nombramiento de la Comisión de Control (equivalente a la Junta Electoral) para la consulta independentista del 9N.
Sánchez ha insistido en su "lealtad" al Gobierno y su posición "contundente" de que la consulta "no se puede celebrar". Como muestra de su contundencia sobre Cataluña ha destacado la denuncia interpuesta por su partido contra el expresidente Jordi Pujol ante la Fiscalía General del Estado.
Además, cree que Mas se ha convertido "en el primer agente electoral" del presidente de ERC, Oriol Junqueras, y que "sólo va a generar fractura y frustración".
Sin embargo, ha añadido que el PSOE tiene su "propio discurso" y ve las cosas "con matices". Y ha recalcado que él tiene la vista puesta ya en el 10 de noviembre y "no se puede resolver un conflicto político solamente con una competición de recursos", sino que "hay que abrir un espacio para el diálogo político".
De hecho, cree que "el inmovilismo de Rajoy hace frotarse las manos a Junqueras". Y, preguntado qué haría él si fuera presidente del Gobierno, ha replicado que en tal caso habría una ponencia de reforma de la Constitución abierta en el Congreso y, por lo tanto, un "espacio de diálogo".
Sánchez comparte con Rajoy que no se puede abrir un diálogo para negociar sobre una pregunta pactada previamente --entre la Generalitat y los partidos nacionalistas--, pero cree que hay que "plantear una solución" a Mas y a la sociedad catalana.
MUCHOS MANIFESTANTES DEL 11S NO ERAN INDEPENDENTISTAS
Por eso, cree que quien tiene margen de maniobra es el presidente del Gobierno, abriendo la reforma constitucional. A su juicio, hay que "invertir los términos del debate", porque está convencido de que muchos catalanes que salieron a la calle el 11S no era para apoyar la independencia sino porque "estaban hartos de la situación política en Cataluña, del desmantelamiento del Estado del bienestar".
Sin embargo, considera que ni Rajoy ni Mas quieren dialogar, porque tanto en Madrid como en Cataluña "hay personas que no quieren el acuerdo, que viven bien en la confrontación". Para Sánchez la política es construir y "reformar es pactar", así que "los que no quieren reformar es porque tienen miedo al pacto, porque pactar es renunciar a los máximos y buscar puntos de unión".
Con todo, el líder socialista ha dejado claro que seguirá pidiendo a Rajoy que abra la puerta una reforma, y ha achacado el rechazo del presidente a que no quiere "moverse". Para Sánchez, el Gobierno está pidiendo "acertadamente" federalismo en la UE, así que debería quererlo también para España.