Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez se compromete a consultar de nuevo los pactos a las bases, pero sin "preguntas tramposas" como Podemos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado este martes que consultará a sus militantes los pactos que pueda negociar con otros partidos después de las elecciones del 26 de junio, como ya hizo con su acuerdo con Ciudadanos, y ha recalcado que lo hará sobre contenidos y no con "preguntas tramposas" como, a su juicio, hizo Podemos.
Sánchez se ha pronunciado de este modo durante su participación en Sevilla en los desayunos informativos de Europa Press Andalucía y la Fundación Cajasol en colaboración con Atlantic Copper en los que ha sido presentado por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y que han contado con la asistencia de la mayoría de consejeros del Gobierno andaluz, la plana mayor del PSOE-A, incluidos alcaldes de capital y presidentes de diputaciones provinciales.
El candidato socialista a La Moncloa ha defendido su decisión de someter estas decisiones a las bases y ha subrayado que es "un avance más del PSOE en democracia interna".
Y se ha distinguido de las consultas que hacen otros partidos, en clara referencia al de Pablo Iglesias, defendiendo que los socialistas cuando han preguntado a su militancia lo han hecho "sobre contenidos".
"Lo que votaron los socialistas no fue una pregunta tramposa, que retorcía la realidad. Nosotros lo que consultamos fue un acuerdo con más de 200 medidas para mejorar la calidad de vida, el bienestar y el progreso del país", ha recalcado, para después asegurar que lo volverá a hacer si se dan las condiciones. "Sobre esos presupuestos, lo seguiré haciendo", ha afirmado.
El líder del PSOE acudió a la militancia el pasado febrero para conocer su opinión sobre el acuerdo con Ciudadanos, antes de someterlo al Comité Federal del partido, que es el que tiene la última palabra en materia de pactos electorales. Las bases respaldaron esta negociación, con un apoyo de cerca del 80%, y después recibió también el visto bueno del máximo órgano del partido entre congresos.