Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría reprocha a Puigdemont que se ofrezca a acoger refugiados unilateralmente y sin consensuar con nadie

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reprochado este viernes al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, que se haya ofrecido a acoger a 4.500 refugiados de forma unilateral, sin consensuar con nadie y sin atender al consenso alcanzado sobre el asunto por todos los partidos en el Congreso de los Diputados.
Así ha reaccionado la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros a la carta enviado por Puigdemont al comisario europeo de Inmigración de la UE, Dimitris Avramopoulus, para informarle de que Cataluña está trabajando para acoger hasta 4.500 refugiados.
Según ha recordado al presidente catalán, el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, acude al Consejo Europeo con una posición consensuada entre todos los partidos en la Comisión Mixta para la Unión Europea. "A lo mejor Puigdemont también debe pasar por la Comisión Mixta para la Unión Europea para que le digan cuál es la posición de España en este asunto", ha aconsejado.
Sáenz de Santamaría ha insistido en que se trata de un asunto "muy difícil" y ha criticado que Puigdemont decida que él, representante de una comunidad autónoma, "tiene la solución al problema y va unilateralmente y sin consensuar con nadie a plantear la solución".
En la misiva, el presidente catalán sostiene que el "ministro de Exteriores catalán", Raül Romeva, es el responsable de la Generalitat en este ámbito. Fuentes del Gobierno de Mariano Rajoy han asegurado que van a analizar este punto para determinar si vulnera la decisión del Tribunal Constitucional de suspender la competencia del departamento de Asuntos Exteriores de la Generalitat, atendiendo a un conflicto de competencias planteado por el Ejecutivo.
El Consejo de Ministros del pasado 5 de febrero aprobó la interposición de este conflicto de competencia al entender que la política internacional es competencia exclusiva del Estado, por lo que ningún órgano autonómico puede arrogarse el ejercicio de la misma.