Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría defiende que Rajoy no acuda al Congreso sobre corrupción: Afecta a todos y cada uno debe explicar lo suyo

Esgrime las medidas tomadas por el Gobierno, elude valorar si debería haber responsabilidades políticas y pide que "cada uno explique lo suyo"
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha defendido este viernes que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, no puede comparecer ante el Congreso para abordar los últimos escándalos de corrupción porque se trata de un asunto que afecta "a todas las fuerzas políticas" y cada una deberá dar sus explicaciones.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha sostenido que el Gobierno ha hecho su "tarea" para frenar la corrupción y ahora está manos de los partidos políticos tramitar las leyes que están en tramitación en las Cortes Generales y tomar las decisiones internas que les correspondan.
"Por desgracia, la corrupción afecta a todas las fuerzas políticas. No es algo de partidos políticos, es algo de personas", ha sostenido la vicepresidenta insistiendo en que, por tanto, el presidente del Gobierno no puede acudir al Congreso a explicar todos los casos abiertos. "Nos podrían acusar de no ser neutrales", ha ironizando insistiendo en que "cada uno explique lo suyo".
Santamaría ha aprovechado así para defender las decisiones adoptadas por el Gobierno y ha repasado algunas de las leyes aprobadas o enviadas al Parlamento durante la legislatura, como el cambio del régimen jurídico de los partidos políticos, la Ley de Prevención y Blanqueo de Capitales o la Ley de Transparencia.
Además, ha recordado que están en espera de continuar su tramitación la ley de control de la actividad económica y financiera de los partidos políticos y el estatuto del alto cargo de la Administración General del Estado.
"Nosotros hemos hecho nuestra tarea, hemos procurado buscar un consenso y hemos dado todo el tiempo del mundo", ha dicho recordando que las negociaciones se pararon con motivo de las elecciones europeas y, después, como consecuencia de la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba como secretario general del PSOE y la posterior elección de Pedro Sánchez.
PASOS EN LA LEY DE TRANSPARENCIA
Durante este periodo, ha explicado que ha habido numerosas reuniones con intercambio de documentos e información y ahora está en manos de los grupos parlamentarios tomar la decisión que consideren oportuna. En todo caso, ha emplazado a que estas leyes se debatan durante el próximo mes de noviembre para que puedan entrar en vigor en los próximos meses.
Precisamente este viernes el Gobierno ha dado luz verde a la creación del consejo que regulará por el cumplimiento de la Ley de Transparencia "con plena independencia y autonomía". Estará presidido por una persona "de reconocido prestigio y competencia profesional" que será propuesta por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas y cuyo nombramiento deberá ser aprobado por mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados.
La vicepresidenta ha defendido este método de elección por ser el mismo vigente el resto de los principales órganos reguladores del país. El consejo estará además apoyado por un diputado, un senador y representantes de la Agencia de Protección de Datos y del Defensor del Pueblo.
QUE LOS PARTIDOS DEN LAS EXPLICACIONES
"¿No será más oportuno que dentro de los partidos tomen las decisiones que estimen convenientes y den las explicaciones oportunas y al Gobierno nos dejen llevar adelante la discusión de estas leyes para ponerlas en vigor cuanto antes?", ha preguntado sobre el debate de la comparecencia parlamentaria del presidente.
Y así ha vuelto a repasar algunos de los casos de corrupción descubiertos que afectan a varios partidos: "Las tarjetas afectan a varios grupos, los ERE fundamentalmente en Andalucía, la Operación Púnica a diferentes partidos,...", ha relatado apostando por trabajar unidos para "solventar" estos asuntos y tomar medidas de regeneración democrática.
Santamaría ha rechazado además entrar en el debate sobre la adopción de responsabilidades políticas en el seno de cada formación y ha insistido en que cada uno "tomará sus decisiones" en función de sus normas internas o sus estatutos.