Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría destaca ante los embajadores de la UE que las reformas del Gobierno han dado un "vuelco" a la economía

Subraya que el "Estado autonómico funciona, porque ha sido capaz de coordinarse hacia un objetivo común de la estabilidad presupuestaria"
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado este martes ante los embajadores de los países de la UE que el programa reformista del Ejecutivo ha logrado dar "un vuelco" e invertir por completo la tendencia económica en un periodo de dos años.
En un discurso en la Embajada de Polonia, Sáenz de Santamaría ha recordado que el PP llegó al Gobierno "en medio de una crisis muy grave, en un momento de recesión muy importante" y con un problema de "confianza" sobre España que obligó a hacer un esfuerzo "no sólo de reformas sino de comunicación de la verdadera realidad y el potencial" del país.
Dos años después, la vicepresidenta ha desgranado los datos que apuntan a una mejora del clima económico, entre ellos la reducción del déficit, de la prima de riesgo y de los intereses de la deuda pública, así como el aumento de las exportaciones y la inversión. Y ha destacado que en los últimos tres trimestres ha caído el desempleo --en 306.000 personas-- invirtiéndose una tendencia de 68 meses consecutivos.
De este modo, ha defendido que las medidas del Gobierno de Mariano Rajoy han logrado "frenar la tendencia de recesión" que colocó a España a una situación "muy grave", hasta "el borde de un rescate que España ha evitado", pero también "cambiar todas las tendencias" y así "afianzas la recuperación".
Sáenz de Santamaría ha destacado el esfuerzo de consolidación fiscal, destacando que todas las administraciones "están cumpliendo y acercándose al objetivo de déficit" y que los ayuntamientos incluso han tenido un superávit del 0,4 por ciento del PIB, lo que "ha permitido ayudar a cuadrar las cuentas del Estado".
"Nuestro Estado autonómico funciona, porque ha sido capaz, en el ámbito de la estabilidad presupuestaria, de coordinarse hacia un objetivo común", ha manifestado, recordando que hace dos años sus interlocutores tenían dudas sobre las posibilidades de consolidación fiscal de un Estado tan descentralizado.
REFORMA FINANCIERA EN "TIEMPO ÓPTIMO"
La vicepresidenta ha puesto en valor también la reforma financiera, que considera se hizo "en tiempo, si no récord, óptimo" y en un momento muy difícil en el que España tenía que "ganar confianza fuera". Y ha recordado que España ha salido del "programa de asistencia financiera" que recibió de la UE "en un tiempo muy corto".
Por otro lado, ha destacado la reforma del mercado laboral y ha confiado en que la tarifa plana de cotizaciones a la Seguridad Social para la contratación estable permita que la creación de empleo "alcance niveles mayores" en 2014 y 2015. Ha recordado asimismo que la reforma de las administraciones públicas ha supuesto ahorros de 9.500 millones de euros.
Sáenz de Santamaría ha asegurado a los embajadores europeos que el impulso reformista continúa, empezando por la próxima reforma fiscal que estará destinada a "crear empleo y al fortalecimiento de las clases medias". "Después de la crisis", ha dicho, que hay hacer un esfuerzo en "equidad y progresisivdsad" para que los trabajadores puedan recuperar poder adquisitivo.
REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA, CONSECUENCIA DE LA CRISIS
Por último, ha mencionado el programa de regeneración democrática, un "elemento que se ha visto afectado como consecuencia de la crisis" y ha asegurado que el Gobierno quiere aprobar antes de final de año un paquete de medidas que permitan más transparencia de los partidos y una mejor lucha contra la corrupción, medidas penales incluidas.
Sáenz de Santamaría ha aludido a las elecciones europeas del 25 de mayo para subrayar que es "un momento clave" ya que Europa tiene por delante retos como el fortalecimiento de la unión económica o los programas en favor del empleo. "Tenemos que ser capaces de traducir el esfuerzo conjunto que se ha hecho en todos los países de la UE para superar la crisis con resultados que sean palpables", ha defendido.
A su modo de ver, esa es la mejor manera de combatir a los partidos euroescépticos y eurófobos, haciendo un "esfuerzo de comunicación" de lo que supone la UE no sólo para la situación económica sino en "resultados concretos" para la vida de los ciudadanos.