Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Santiago reitera que la Policía "cumplió con su obligación" en las protestas durante la visita de Merkel

El alcalde de Santiago, Agustín Hernández, ha reiterado que la Policía "cumplió con su obligación" en las protestas durante la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, del pasado lunes al impedir que la manifestación convocada por CIG, BNG y varios colectivos accediese a la Praza del Obradoiro.
En este sentido, Hernández ha insistido este jueves que estaba "autorizada" una concentración en la Praza da Quintana y, "de acuerdo con las imágenes", los asistentes quisieron acceder a un sitio "donde no tenían autorización".
Así, el regidor ha manifestado que, a su juicio, fue un "grave error" convocar una manifestación en "ese punto y día" en concreto, y ha explicado que los hechos ocurridos durante la actuación policial "no son competencia" del Ayuntamiento de Santiago.
Por otra parte, preguntado por las críticas de los vecinos de Lavacolla por el estado y aspecto del Camino en esa zona, que se evitó en el recorrido de la canciller con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Agustín Hernández ha informado de que "no" tiene ninguna información al respecto de esas quejas.
Aún así, el alcalde ha opinado que las causas de que la caminata de Merkel y Rajoy no transcurriesen por el citado tramo podrían deberse a "razones de seguridad y accesibilidad".
ANALIZARÁ LO QUE SEA DE SU COMPETENCIA
Asimismo, Hernández ha explicado que analizará "todo lo que sea competencia del Ayuntamiento" para intentar mejorar los aspectos que necesite ese tramo.
Con todo, antes de la visita de Merkel a Galicia, fue el propio alcalde compostelano el que llamó la atención sobre las condiciones del Camino a su llegada a la capital gallega, en zonas como la de Milladoiro (la entrada sur) o San Lázaro, por el impacto de la autopista.