Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Schulz llama a los europeos a levantarse por una Europa común y contra "demonios" que impulsan a populismos

El presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, ha hecho un llamamiento a los europeos a levantarse y luchar por una Europa común amenazada por "demonios" que se creían superadas, como la xenofobia, el racismo y la intolerancia, que avivan "populismos y extremismos" que ganan terreno ante fenómenos como la crisis económica y social, la inmigración o la amenaza terrorista.
Schulz ha pronunciado estas palabras durante su discurso con motivo de la entrega del Premio Carlos V en el Real Monasterio de Yuste, presidido por el Rey Felipe VI, a la profesora italiana Sofia Corradi, impulsora del programa de intercambio universitario Erasmus.
Un discurso, íntegramente en español, que coincide con la celebración del Día de Europa este 9 de mayo, en conmemoración de la firma de la Declaración Schumann, con la que hace 66 años se pusieron los cimientos de la actual Unión Europea.
El presidente del Parlamento Europeo ha reconocido que la UE "vive tiempos difíciles", tras lo cual ha señalado que la crisis de los refugiados plantea a Europa "un reto sin precedentes", pues nunca desde la Segunda Guerra Mundial ha habido tantas personas huyendo de conflictos y de la "persecución", muchas de las cuales, ha señalado, buscan refugio en el viejo continente.
Así, ha señalado que "buena parte" de ellos huyen "de las bombas del régimen de Al Asad" y de las "brutalidades" del llamado Estado Islámico, el mismo que ha asesinado en los atentados de París o Bruselas, con los que pretenden "aterrorizar a toda la población, para que el miedo y el odio aniden en nuestros corazones".
Tras señalar que hasta cierto punto el miedo es comprensible, ha puntualizado que éste es "un mal consejero para la política", ante lo que ha añadido que los populismos "juegan con ese temor y se empeñan en buscar cabezas de turco en lugar de soluciones".
"Me preocupa el regreso de demonios que pensábamos que Europa había superado para siempre, como la xenofobia, el racismo y la intolerancia", unos demonios que "son todo lo contrario de lo que siempre ha hecho grande a Europa, que es nuestro compromiso con la dignidad humana, la democracia, el Estado de Derecho y la solidaridad".
(Habrá ampliación)