Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Segundo intento de secuestro de un atunero en el Índico en 24 horas

El atunero vasco Artza ha conseguido escapar de un ataque pirata en aguas del océano Índico gracias a la seguridad privada con la que cuenta el buque, según informa la Cadena Ser. Es el segundo ataque en 24 horas que sufre un atunero español después del intento de secuestro del viernes del pesquero Iria Flavia.
Los marineros han relatado que los secuestradores se han retirado después de que los escoltas les lanzaran advertencias desde el barco. Los 29 tripulantes se encuentran bien, aunque aún algo nerviosos por el susto, ha contado el patrón del barco, Jon Poncela, a la Cadena Ser. El 'Artza', con base en Bermeo, se encuentra en aguas internacionales cerca de la costa somalí.
Precisamente, el Boletín Oficial del Estado publica este sábado el Real Decreto, aprobado por el Gobierno, que permite que la seguridad a bordo de los buques españoles en situaciones de especial riesgo para personas y bienes pueda ser prestada por empresas privadas de seguridad, con el armamento adecuado.
El decreto incluye un nuevo apartado que establece que los vigilantes de seguridad privada podrán portar y usar armas de guerra para garantizar la protección de las personas y bienes, previniendo y repeliendo ataques, con las características, en las condiciones y con los requisitos que se determinen por los ministerios de Defensa e Interior.
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó ayer que el lunes se aprobará una Orden Ministerial conjunta, de Interior y Defensa, que regulará el control, uso y adquisición de ese tipo de armamento. Según Fernández de la Vega, esta medida de protección en los atuneros podrá aplicarse de forma inmediata.
El decreto, que entra este sábado en vigor, explica que la modificación normativa se hace necesaria para mejorar la seguridad de los buques españoles que desarrollan su actividad en aguas internacionales cercanas a las costas de Somalia tras los recientes ataques que han sufrido, en los que se han utilizado armas de guerra.