Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exdirector de Seguridad de Madridec: En Arena no había Policía Municipal, antidisturbios, y el botellón estaba ahí

El excoordinador de Seguridad de Madrid Espacios y Congresos (Madridec) José Luis Rodríguez Caamaño ha asegurado este jueves en el juicio del Madrid Arena que la noche de la tragedia "no había Policía Municipal, antidisturbios", tan solo alguna unidad de uniformados del distrito de Moncloa en la almendra central de la Casa de Campo.
"En anteriores ocasiones había un dispositivo policial. Esa noche no había Policía Municipal, antidisturbios. Había alguna unidad en la almendra y el botellón estaba ahí. Cuidado". Así lo ha aseverado durante su declaración como testigo en la vista oral que busca conocer lo que pasó la madrugada del 1 de noviembre de 2012.
Precisamente, el exjefe de la Policía municipal de Madrid Emilio Monteagudo es uno de los acusados en el juicio. El juez Eduardo López Palop le imputó al considerar que el hecho de no disolver o impedir el macrobotellón que se formó en el exterior pudo influir en el sobreaforo y, con ello, con la avalancha mortal.
El testigo se ha referido en concreto a la ausencia de Unidades Centrales de Seguridad, conocidas como los antidisturbios --Estas unidades actualmente, con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se están reorganizando--. Según su relato, esa noche no había personal de estas unidades, algo que sí había en otros eventos organizados en el pabellón.
Caamaño, que estuvo imputado en la causa, ha detallado que él coordinaba las tareas de seguridad, especificando que se encargó un plan de vigilancia a la empresa Seguriber. Además, ha destacado que Kontrol 34 era la responsable de la seguridad interior en el evento, "como en todos los eventos que se organizaban en la Casa de Campo", y que el cliente controlaba el aforo.
La noche de la tragedia, Caamaño fue una de las personas que estuvo con los responsables de la Delegación de Gobierno de Madrid que dieron luz verde para la apertura de puertas del pabellón. Además, ha dicho que mientras estuvo en el recinto no vio mucha afluencia de público, ya que Kontrol 34 se dedicaba a controlar a la gente que entraba.