Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seguridad activa para este martes la alarma roja en la costa del País Vasco por el fuerte oleaje

El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco ha activado la alarma roja por riesgo marítimo costero por impacto en la costa entre las 3.00 y las 7.00 horas de este martes, 9 de febrero. Por ello, se establecerá, desde el inicio de la jornada, el Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) en fase de alerta.
Según ha explicado el Departamento de Seguridad, la activación de este Plan implica el seguimiento permanente de la situación, la comunicación de la información que pueda ser relevante tanto a los servicios actuantes como a la población, la movilidad de efectivos y la comprobación de los procedimientos, medios y recursos susceptibles de ser necesarios.
La alarma roja supone el nivel más alto del sistema de avisos y alertas y está asociada a fenómenos meteorológicos no habituales de intensidad "excepcional". El Departamento ha recordado que hace algo más de dos años que no activaba una alarma roja. La última fue activada el 3 de marzo de 2014, también por riesgo marítimo-costero.
Además, el Departamento de Seguridad mantiene activa la alerta naranja por riesgo marítimo-costero por navegación desde las 18.00 horas de este lunes y la alerta naranja por navegación e impacto en costa durante toda la jornada del martes, a excepción de la franja horaria en la que se establecerá la alarma roja.
ESTA NOCHE Y EN LA MADRUGADA DEL MARTES
Euskalmet espera que "el pico más energético" del temporal alcance la costa entre la noche de este lunes, día 8, y la madrugada del martes, día 9. En el caso del lunes, se prevé que la altura de las olas ronde los 4 o 5 metros, aunque podrá superar al final del día los 5 metros.
Para el martes, se esperan olas que podrían superar los 6 metros, sobre todo de madrugada, debido principalmente a la mar de fondo, y también al final del día, en este caso debido principalmente a la mar de viento.
En la jornada del miércoles, día 10, la fuerza de las olas irá disminuyendo durante la segunda mitad del día, con alturas de 5 a 6 metros de madrugada y de unos 3,5 metros por la tarde. El oleaje se combinará con fuerte viento de componente oeste en la mar, por lo que el estado de la mar será "muy adverso".
Durante el jueves y el viernes la altura de ola descenderá, aunque no se descarta que pueda superar los 3,5 metros y que se produzcan rebases puntuales.
Por otro lado, Seguridad ha alertado de que también soplarán fuertes vientos en tierra durante los próximos días. Este lunes, el viento del suroeste dejará, al final del día, rachas que podrían superar los 100 km/h en zonas de montaña, especialmente del oeste.
El martes, el viento del suroeste se intensificará aún más y las rachas podrían superar durante gran parte del día los 100 o 110 km/h en zonas expuestas, sobre todo en zonas de montaña, y en zonas no expuestas se podrían situar entre los 80 o 90 km/h. El viento del suroeste tenderá a ser del oeste a partir del mediodía y perderá fuerza hacia el final de la jornada.
Durante los siguientes días, seguirá soplando el viento de cierta intensidad de componente oeste, y es posible que a partir del viernes regresen las rachas que superen "los umbrales adversos".
En esta situación, también se esperan diferentes sistemas frontales que pueden dejar precipitaciones y bajadas transitorias de temperatura.
EVITAR ACTIVIDADES ACUÁTICAS
La Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología del Gobierno vasco aconseja a la población que evite el baño en el mar, los deportes acuáticos y la utilización de embarcaciones. También es necesario revisar las amarras.
En caso de caídas al mar, se recomienda intentar alejarse de donde rompan las olas, pedir auxilio y esperar a ser rescatado. Si se es arrastrado por el oleaje, se aconseja intentar mantener la calma y no nadar a contracorriente.
Por otro lado, insta a los ayuntamientos a controlar las zonas de riesgo en carreteras o paseos, especialmente junto a la costa, así como a informar a la población de su municipio de la situación de riesgo por temporal y de las medidas preventivas recomendables.