Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sémper (PP) ve "lamentable" la posición del PSE en San Sebastián y la achaca a "miedos y complejos"

El portavoz parlamentario del PP vasco y presidente de los populares guipuzcoanos, Borja Sémper, considera "sorprendente y lamentable" que los socialistas de San Sebastián hayan censurado la operación contra personas vinculadas a los presos de ETA y cree que se debe a que la situación actual está generando "ciertos miedos, vértigos y complejos" en algunas personas y partidos políticos.
En declaraciones a la Cope recogidas por Europa Press, Sémper ha incidido en que el PSE de San Sebastián no sólo ha criticado la operación de la Guardia Civil, sino que se ha sumado a "expresiones y terminología propia de la izquierda abertzale", aludiendo al "respeto de los derechos humanos, civiles y políticos".
El 'popular' ha subrayado que, en un Estado de Derecho, esos derechos se respetan "cumpliendo la ley". "A ver si ahora, por haber dejado de matarnos, tenemos no sólo que darles las gracias sino que mirar para otro lado cuando incumplen la ley", ha espetado.
Y ha añadido que le produce "mucha tristeza" que ese discurso abertzale "lo respalde un partido inequívocamente posicionado" contra ETA y "que ha sufrido el terrorismo".
Para Sémper, las críticas a la operación eran esperables de la izquierda abertzale, pero no del PNV o el PSE, partidos "institucionales" cuyos electos representan a los ciudadanos "y al Estado de Derecho y deben promover su cumplimiento".
Además, ha dejado claro que el Gobierno del PP no interpreta la ley conforme a las circunstancias políticas, sino que tiene muy clara su "hoja de ruta", que es "el cumplimiento de la ley y la aplicación del Estado de Derecho", de manera que mientras ETA no se disuelva se seguirá deteniendo "a quienes de una un otra manera pertenecen a la banda" y desmantelando las "estructuras" que aún tiene, como la dedicada a controlar a los presos.
En su opinión, la situación actual es la de "la descomposición, a la putrefacción definitiva de ETA y de todo lo que le rodea" y en este proceso habrá nuevos episodios similares, de desmantelamiento de estructuras que pervivan y también de reacciones "sorprendentes" del PNV y del PSE.