Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sémper dice, si fuera presidente de la Comunidad de Madrid, habría cesado al consejero de Sanidad

El presidente del PP guipuzcoano y parlamentario vasco, Borja Sémper, ha asegurado que, si él fuera consejero de Sanidad de Madrid y hubiera realizado las declaraciones que hizo Francisco Javier Rodríguez sobre la auxiliar de clínica Teresa Romero tras contagiarse del ébola, "habría dimitido". Además, ha apuntado que, si fuera presidente de la Comunidad Autónoma, le habría cesado.
En una entrevista concedida a Antena3, recogida por Europa Press, Sémper ha manifestado que se trata de su opinión particular sobre las manifestaciones del consejero de Sanidad que acusó a la auxiliar de enfermería contagiada de haber "mentido" y haber "ocultado" que estuvo en contacto con el virus del ébola, entre otras manifestaciones.
En cuanto a la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha afirmado que las críticas que ha recibido es por cómo comunicó los hechos en una primera rueda de prensa, pero, "más allá de valoraciones subjetivas sobre la tranquilidad o no que pudiera aportar, el Gobierno reaccionó correctamente".
En este sentido, ha apuntado que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, se ha hecho cargo de la situación tras el contagio de Teresa Romero, lo que "demuestra el rango de importancia que le da el Gobierno al problema y a la situación extrema que se está viviendo".
"Es un rango que lleva a que la propia vicepresidenta del Gobierno se implique hasta el punto de dirigir ella los trabajos en los que participa también la ministra de Sanidad", ha indicado. En este sentido, ha apuntado que no lo ve como "una desautorización" a Ana Mato, sino como "una voluntad de la propia vicepresidenta de tomar las riendas de la crisis". "Algo que me parece también loable", ha señalado.