Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado retoma su actividad a la espera de reformar sus funciones y de la incorporación de Griñán

El Senado recupera esta semana su actividad parlamentaria y abre un nuevo periodo de sesiones en el que se sabrá si hay acuerdo o no para una reforma de las funciones de la institución, que tenía que haber sido aprobada en junio, y a la espera de que ocupe un escaño en el Pleno el expresidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán.
El martes, están convocadas sendas reuniones de la Junta de Portavoces y de la Mesa, que verán los asuntos pendientes desde julio y ordenarán el Pleno del 10 de septiembre, el primero del curso político. Además, el jueves, la comisión de Hacienda y Administraciones Públicas empieza a trabajar en el proyecto de ley de apoyo a los emprendedores.
Una de las novedades del curso será la llegada del presidente del PSOE, que confirmó el martes el propio Griñán. Ocupará escaño como senador autonómico, por lo que aún debe ser elegido para el puesto por el Parlamento de Andalucía en sustitución de alguno de los actuales senadores socialistas andaluces de designación: Francisco José Álvarez de la Chica, Fuensanta Coves, Juan Espadas o Antonia Moro.
Griñán se sumará a un grupo de otros cinco expresidentes socialistas con escaño en el Senado, cuatro del PSOE y no del PSC: Marcelino Iglesias (Aragón), Vicente Álvarez Areces (Asturias), Francesc Antich (Baleares), Joan Lerma (Comunidad Valenciana) y José Montilla (Cataluña).
Son senadores también los secretarios generales del PSOE en Madrid y Castilla-La Mancha, Tomás Gómez y Emiliano García-Paje, así como los ex presidentes o cargos territoriales de otros partidos: Juan José Lucas (expresidente de Castilla y León del PP), Alicia Sánchez-Camacho (presidenta del PP de Cataluña), Javier Arenas (expresidente del PP andaluz y vicesecretario de política autonómica del PP), entre otros.
UNA COMISIÓN FANTASMA
Todos ellos forman parte de una misma comisión en el Senado, la General de Comunidades Autónomas, a la que el Reglamento le adjudica importantes funciones como el debate anual sobre política autonómica entre el presidente del Gobierno y los presidentes autonómicos; sin embargo, la comisión solo ha celebrado en esta legislatura una reunión, la de su constitución en enero de 2012, y registra en 2009 la última comparecencia de un miembro del Gobierno.
La preside el presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP), quien no ha convocado ningún encuentro y mantiene congeladas todas las iniciativas presentadas por los grupos: tres mociones, once peticiones de comparecencia de miembros del Gobierno, 14 preguntas y una solicitud de celebración del debate sobre el estado de las autonomías.
SUSPENSE SOBRE LA REFORMA
En este nuevo periodo de sesiones se retomará además la reforma de las funciones del Senado, asunto que quedó pendiente en julio al no estar cerrados todos los detalles y ante el debate interno del PSOE sobre el modelo territorial.
Los trabajos para esta reforma comenzaron casi con la legislatura, en primavera de 2012, con el compromiso de todos los partidos de concluir en junio de 2013. Está bastante cerrado el acuerdo para convertir al Senado en cámara de primera lectura legislativa en las normas de alcance autonómico y municipal, por delante del Congreso. Además, se concederá al Senado la capacidad de informar sobre esos otros temas cuya primera lectura corresponde al Congreso, pero que pueden tener alguna incidencia en las autonomías.
Se busca igualmente el acuerdo para la creación de mecanismos que ayuden a Congreso y Senado a dirimir sus diferencias legislativas y cómo lograr una mayor participación de los presidentes y los gobiernos autonómicos en el Senado. La ponencia trabaja también en aspectos que los grupos consideran igualmente importantes aunque sean menos llamativos, como los plazos de tramitación legislativa.