Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Senado debate reconocer la nacionalidad a los nietos de todos los emigrantes

La Comisión de Justicia del Senado debatirá mañana una moción del PP que pide la modificación de la Ley de Memoria Histórica para que todos los nietos de los emigrantes españoles -y no sólo los de los exiliados- puedan ver reconocido su derecho a la nacionalidad española.
La moción insta al Gobierno a remitir a las Cortes Generales un proyecto de ley que modifique la regulación de la adquisición de la nacionalidad, con el fin de que se respete el principio de igualdad de derechos de los españoles y de sus descendientes residentes en el exterior.
Así, el PP cree que debe reconocerse este derecho no sólo a los nietos de los exiliados por motivos políticos, sino a los que tuvieron que marcharse de España por motivos económicos, esto es, a los nietos de los emigrantes.
La Ley de Memoria Histórica reconoce el derecho a la nacionalidad española a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a dicha nacionalidad como consecuencia del exilio.
El Consejo de Ministros del pasado 31 de octubre aprobó la reglamentación de la Ley, mediante una instrucción de Justicia que, a juicio del PP, no respeta "el principio de igualdad de derechos de los españoles y de sus descendientes residentes en el exterior" por lo que estima necesaria su modificación.
La instrucción establece que "se podrá presumir la condición de exiliado a todos los españoles que acrediten haber salido de España entre el comienzo de la Guerra Civil y hasta diciembre de 1955".
El PP entiende que este límite temporal tampoco respeta el principio de igualdad por lo que pide que sea eliminado.
El pasado mes de enero, el Ministerio de Asuntos Exteriores cifró en más de un millón los hijos y nietos de exiliados tras la Guerra Civil que podrán pedir la nacionalidad española en aplicación de la Ley de Memoria Histórica.