Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado expresa preocupación por conductas violentas pero evita una referencia expresa al franquismo para sumar al PP

"No aceptamos lecciones de democracia, todos estamos en el mismo bando", defiende el senador 'popular'
El Pleno del Senado ha aprobado este miércoles una moción que expresa su preocupación por actos "de intolerancia y violencia ideológica y conductas antidemocráticas", pero ha renunciado a referirse en concreto a la proliferación de actos en recuerdo de la dictadura franquista para lograr sumar al PP al acuerdo.
La moción inicial, presentada por el PNV a raíz del ataque a la librería Blanquerna, incluía un punto para expresar la preocupación por la "proliferación" de actos en recuerdo de la dictadura franquista y la "continua utilización de símbolos pre constitucionales".
Sin embargo, un acuerdo con el PP y apoyado por el resto de grupos parlamentarios --excepto ERC-- ha provocado la sustitución de este párrafo: "Expresar la preocupación ante la existencia de actos de intolerancia y violencia ideológica y conductas antidemocráticas que sólo buscan erosionar la convivencia y la democracia", reza el texto final.
La moción cuenta con otros puntos en los que se condena lo ocurrido en Blanquerna y se muestra la solidaridad con las instituciones y las personas afectadas, así como la "preocupación" ante la posibilidad que estos delitos "puedan saldarse con simples sanciones".
Además, solicita a las instituciones que apliquen la ley y que tengan también una "especial sensibilidad y contundencia" al afrontar estos hechos "deleznables". Y concluye la moción con una "apelación a la paz y a la convivencia basada en el respeto al adversario".
PP: "ASUNTO COMPLICADO Y ESPINOSO"
El senador del PP Luis Aznar ha apostado por buscar el "acercamiento" entre todos los partidos en este asunto "complicado y espinoso". "Todos podemos echar en cara a los demás muchas cosas", ha advertido antes de pedir "dejar de lamernos las heridas" para enviar a los ciudadanos un mensaje de unidad en condena de todos los actos de violencia.
"Podemos entender todos que personas de edad puedan tener recuerdos o querencias de determinado símbolo", ha justificado limitando estas ideas al ámbito "estrictamente privado" y garantizando la condena del PP cuando pasan "la línea" y las asumen representantes públicos. "Dejen de mirarnos de reojo porque no admitimos esas dudas", ha exigido.
El senador del PP ha insistido así en la condena de su partido al ataque a Blanquerna pero también a otros actos como la quema de la bandera de España o los ataques a las sedes del PP. Por ello, ha aludido a la Constitución, que permite "debatir desde el respeto a las ideas", y ha rechazado cualquier atisbo de violencia. "Porque la violencia no es derechas o de izquierdas, es violencia y no tiene cabida en el Estado de Derecho", ha sostenido.
Aznar ha rechazado así cualquier duda sobre el comportamiento del PP o del Gobierno y ha recordado que los responsables del ataque el pasado 11 de septiembre fueron detenidos y puestos a disposición judicial en menos de 24 horas. "No aceptamos lecciones de democracia, todos estamos en el mismo bando", ha insistido garantizando que "todos los hechos violentos, vengan de donde vengan, serán perseguidos".
El senador 'popular' ha pronunciado este discurso después que el representante del PSOE, Enrique Cascallana, haya realizado una intervención aludiendo a declaraciones de dirigentes del PP "con débiles convicciones democráticas". "Tenemos que poner pie en pared y frenar todo esto", ha pedido el senador socialista.
Cascallana cree que el ataque a Blanquerna no fue un hecho aislado sino que se encuadra en un "auge de apologías del régimen anterior, aprovechados al calor de la crisis". Estos "síntomas" ha sostenido que deben ser frenados entre todos los demócratas, ya que se trata de "una asignatura pendiente que tiene este país".
"UN TRAGUITO DE CAVA NOS REPUSO"
El defensor de la moción, el senador del PNV Iñaki Anasagasti ha explicado cómo vieron lo ocurrido los cuatro senadores del PNV que estaban allí. "Intimidándonos, tras esta hazaña, arrojaron un gas que nos agredió violentamente y tuvimos que salir al exterior. Un traguito de cava nos repuso", ha relatado.
Anasagasti ha subrayado el hecho de que la mayoría de los agresores fueran a cara descubierta, lo que demuestra que "no temían ser reconocidos" y ha advertido de que "pueden ser el síntoma de un posible accionar político si no se reacciona con contundencia".
A su juicio, el neonazismo de Atenas debe encender la alarma, ya que la actual "desafección" hacia los partidos les otorga "una baza" de la que nunca habían disfrutado. Además, ha aludido a informes de expertos policiales sobre el resurgir de este tipo de grupos y su organización en los últimos tiempos.
PIDEN CONTUNDENCIA AL GOBIERNO
Por su parte, la senadora de CiU Eva Parera ha coincidido en que no se trata de "un hecho aislado" sino que es "expresión de lo que estamos viviendo", por lo que ha exigido al Gobierno que tome las medidas necesarias para impedirlo. "Todos tenemos una responsabilidad como políticos, pero el Gobierno especialmente", ha hecho hincapié.
Mientras, el senador de Entesa Rafel Bruguera, del PSC, ha mostrado también "tolerancia cero" contra cualquier manifestación o acción de carácter fascista, a la vez que ha recordado que los partidos deben tener "especial cuidado" con estas actitudes para "borrar cualquier exaltación" por parte de alguno de sus miembros.
El senador de IU José Manuel Mariscal ha pedido también tener "cuidado" con las exaltaciones franquistas de miembros de algunos partidos políticos y ERC, que se ha restado del consenso tras ser retiradas las alusiones a la dictadura, ha censurado que la contundencia existe "según con qué cosas".