Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado interrumpirá el próximo Pleno sobre las 9 de la noche y el PNV pide horarios fijos

La Junta de Portavoces del Senado ha decidido que el Pleno del martes de la semana que viene concluya en torno a las 9 de la noche, de manera que no se repita la situación del primer Pleno de la legislatura, el pasado día 15 de marzo, que acabó pasadas las 12,30 horas de la noche.
Todos los grupos se han mostrado de acuerdo con limitar el horario el martes y continuar la sesión al día siguiente. La intención es concluir el debate alrededor de las 21 horas, es decir, terminar el punto que en ese momento se esté discutiendo y suspender la sesión.
Sin embargo, el Grupo vasco ha solicitado a la Mesa del Senado que establezca una hora límite para finalizar todos los Plenos, de manera que en ese momento se levante la sesión y se continúe al día siguiente, sin esperar necesariamente a que concluya el asunto que esté en discusión.
La Secretaria Cuarta de la Mesa, María Eugenia Iparragirre, ha criticado que el Parlamento legisla para "facilitar la conciliación laboral y familiar" pero después no es "coherente" porque prolonga sus jornadas, lo que repercute también en los empleados del Senado.
Para el PNV, lo mismo que se establece un horario de inicio para los Plenos, hay que fijar un horario de conclusión, y si no concluye el debate, aplazarlo a una jornada posterior.
"Se procura no prolongar el número de días que duran los Plenos y, a veces, damos la impresión de que estamos ansiosos de marcharnos a casa, pero nuestro trabajo está aquí", ha opinado Iparragirre, para quien además el exceso de horas de debate empeora la calidad del mismo.