Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sharif insiste en la protesta y los manifestantes chocan con la Policía en Lahore

El opositor paquistaní Nawaz Sharif reiteró hoy su intención de mantener la protesta contra el Gobierno y desafió el supuesto arresto domiciliario en la ciudad oriental de Lahore, donde grupos de manifestantes se enfrentaron con la Policía.
El líder de la Liga Musulmana-N (PML-N) calificó de ilegales las órdenes de arresto domiciliario a los convocantes de la protesta, cuya veracidad ha negado el Ministerio del Interior, y llamó a los paquistaníes a sumarse a la manifestación contra el Gobierno.
"No aceptamos estos arrestos, hoy ha llegado el día de salir de esta casa, de llevar a Pakistán hacia su destino", proclamó Sharif desde la puerta de su residencia en Lahore, según declaraciones retransmitidas por los canales paquistaníes.
Sharif acusó al presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, de imponer un "estado policial" en Pakistán.
Una comitiva de vehículos en la que supuestamente viaja Sharif abandonó después la residencia del barrio de Model Town de Lahore donde se alojaba el líder opositor, en dirección hacia el Tribunal Superior provincial de Punjab.
Miles de personas, a pie o en vehículos, se fueron sumando a la comitiva del líder de la PML-N.
Las fuerzas de seguridad han bloqueado todas las rutas de acceso a la sede del tribunal, hacia la que también se intentó acercar un grupo de un centenar de manifestantes que se enfrentó a piedras con la Policía, según las imágenes de televisión.
Los agentes de Policía les devolvieron las piedras a los manifestantes y lanzaron gases lacrimógenos para impedir su avance.
Sharif aseguró que todos los impedimentos de las autoridades no lograrán detener la "larga marcha" de abogados y opositores hacia Islamabad, una ciudad que también ha sido sellada para impedir la protesta, prevista para mañana.
La Liga de Sharif exige la rehabilitación de los jueces destituidos durante el estado de excepción que impuso a fines de 2007 el entonces presidente, Pervez Musharraf.
Zardari se negó a hacerlo pero ayer propuso a la oposición un diálogo al respecto que permita "restaurar la normalidad política" en el país.