Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SíQueEsPot denuncia ante la Fiscalía a Fernández Díaz y al exdirector de la Oac

El grupo parlamentario de SíQueEsPot ha registrado una denuncia ante la Fiscalía contra el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y contra Daniel de Alfonso, cesado este miércoles como director de la Oficina Antifrau de Catalunya (Oac), tras la publicación de su conversación.
En la denuncia, consultada por Europa Press, el grupo parlamentario considera que el ministro ha incurrido en delitos de "prevaricación mediata o, si es el caso, de partícipe a título de 'extraneus", es decir, que respondería de los hechos como inductor o cooperado necesario o bien como simple cómplice.
Sobre De Alfonso, consideran que ha incurrido en un delito de prevaricación administrativa si el director cursó instrucciones o dictó resoluciones de inicio, impulso, paralización o concatenación de actuaciones con el fin de perjudicar a una persona, para menoscabar su crédito u honorabilidad o la credibilidad de sus ideas y el apoyo social que suscitan, en lugar de hacerlo para perseguir el fraude.
También cree que debe ser objeto de investigación por ese delito si aceptó instrucción de otra autoridad --el ministro-- contraviniendo la ley de la Oac que aclara que su director "no recibe instrucción de ninguna autoridad en el ejercicio de sus acciones".
Adjuntando transcripciones de las conversaciones mantenidas al texto, consideran que existen "serios elementos fácticos" de la irregular actuación de De Alfonso.
"Desde el encargo de investigación de personas privadas, desde la voluntad de buscar y encontrar elementos para fomentar el desprestigio de determinadas personas o formaciones políticas para difundir la información de forma oportuna", recoge el escrito.
También consideran que De Alfonso incurre en un delito de revelación de secretos, ya que la ley de la Oac configura legalmente "el deber de secreto", por lo que consideran que no es lícito lo que aparece en la grabación, aunque su interlocutor sea una autoridad, a la que recuerdan que no tiene que rendir cuentas.