Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sindicato de Secretarios Judiciales invita a Catalá a derogar las tasas de Gallardón por ser un "fracaso"

Anima a Justicia a no valorar la gestión de las tasas en el plus de productividad de los fedatarios públicos
El Sindicato de Secretarios Judiciales (SISEJ) han invitado al nuevo ministro de Justicia, Rafael Catalá, a considerar "seriamente" la opción de derogar la ley de tasas judiciales impulsada por Alberto Ruiz-Gallardón ya que las expectativas de recaudación han "fracasado" y solo han conseguido el "aberrante" efecto de disuadir a los ciudadanos de defender sus derechos ante los tribunales.
El SISEJ se suma a los colectivos de juristas que han valorado positivamente el anuncio de Catalá de revisar la ley de tasas judiciales 10/2012 y ha diferenciado esta norma de la aprobada en 2002 cuando el ahora ministro era secretario de Estado de José María Michavila y solo aplicaba estos gravámenes a las grandes empresas. Por el contrario, la nueva regulación impone una "generalización injustificada" que obstaculiza el derecho al acceso a la Justicia.
A su juicio, una eventual exención de las personas físicas, la introducción de mejoras procesales de carácter restrictivo o incluso una rebaja de cuantías en las tasas constituirían "medidas paliativas" de la esencial "injusticia" de la última ley de tasas.
Sin embargo, el sindicato cree que estas medidas no son suficiente y no se puede "poner precio" o hacer depender la tutela judicial efectiva de un "baile de cifras".
"Los operadores jurídicos y los colectivos que creemos en una justicia plenamente democrática debemos tener especial cuidado en no admitir sin más por esa vía la legitimación de un mecanismo establecido y dirigido a reducir la carga de trabajo de los juzgados mediante la expulsión de ciudadanos del servicio público", ha expuesto en un comunicado.
De este modo, ha defendido que el ciudadano que acude a los tribunales no es una "carga ni una molestia" y que el objetivo de los profesionales de la Justicia es prestar un adecuado servicio público en unas condiciones dignas. Además, el SISEJ ha animado al Ministerio de Justicia a prescindir de las tasas como un elemento a valorar en su productividad.