Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicato justifica el ataque de ansiedad del agente que multó a Aguirre en la "presión mediática"

El secretario general del Sindicato Profesional de Agentes de Movilidad federado a CSIT-Unión Profesional, Jesús Méndez, ha justificado la crisis de ansiedad que sufrió el agente que multó a la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, en la "presión mediática", más allá del propio suceso en sí.
Así ha respondido en declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, después de que la expresidenta de la Comunidad haya cuestionado la capacidad de dicho agente si se pone con una crisis de ansiedad sólo por poner una multa. "Es más complicado y grave de lo que Aguirre quiere hacernos ver", ha dicho Méndez.
"El problema está en que ciertos ciudadanos se ponen nerviosos cuando les multan, pero cuando un agente de movilidad está solicitando documentación y el conductor arranca, le da el alto, y sigue arrancando, se va, tira la moto (...) salen detrás de ella, y ella caso omiso hasta que llega a su domicilio... Creo que está siendo más de un susto", ha apuntado.
También ha indicado que pese a lo que dice Aguirre de que la moto estaba en un mal lugar, ésta "estaba perfectamente". "Cuando los agentes proceden a la notificación de la multa se ponen las motos para intentar molestar lo menos posible. se ve que hay una distancia prudencial colocada delante del vehículo", ha señalado.
Por último, ha querido hacer "hincapié" en la "imagen" que Aguirre está dando "hacia el cuerpo" y ha defendido "la profesionalidad de los compañeros". "Entendemos que no es grato atender denuncias pero la imagen que se está dando es completamente falsa", ha criticado, destacando que lo que hace Aguirre es defenderse "atacando" en vez de "reconocer el error" y "disculparse". "No son las formas más adecuadas", ha concluido.