Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Socialistas y Demócratas de la Eurocámara "apoyarían" que el Mecanismo Europeo de Estabilidad pueda comprar deuda

El grupo parlamentario de Socialistas y Demócratas del Parlamento Europeo, actualmente el segundo más numeroso de la Eurocámara, "apoyaría" una reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad para permitirle comprar deuda de los países de la Zona Euro que lo requieran, entre ellos España.
Así lo ha anunciado este martes en Santander su vicepresidente, Enrique Guerrero, quien ha asegurado que, por parte de su grupo, no habría "ningún rechazo" a llevar a cabo esa modificación del Mecanismo Europeo de Estabilidad para que pueda efectuar la compra de deuda de dichos países, lo que, según ha explicado, tendría "el mismo efecto que si actuara directamente el Banco Central Europeo".
Guerrero, que impartirá en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) la conferencia 'Unión Europea, balance y futuro', se ha mostrado a favor de lo que -ha dicho- "empieza a llamarse ahora rescate blando", un término que, a su juicio, forma parte de un "debate lingüístico".
Cuestionado por las exigencias que supondría, ha señalado que "siempre" que se opere desde el ámbito europeo para ayudar a los países con problemas "habrá algún tipo de condicionamientos", si bien ha considerado que "resumir eso en los hombres de la Troika, o de los 'hombres de negro' es una pesadilla de Montoro (Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda español)" que "convierte en negativo de per se algo que probablemente sea una necesidad".
"Si algo es necesario debemos verlo con ojos positivos y no con ojos negativos", ha opinado Guerrero, que impartirá su conferencia en Santander dentro de la XII Auila de Verano "Ortega y Gasset" 'Iniciación a la Universidad'.
Sin embargo, a su juicio, de lo que se trata es de "no admitir" condicionamientos, sino de no aceptar aquellos que "deterioren sensiblemente la vida de los ciudadanos".
Por ello, ha abogado por que esos condicionamientos vayan por la vía de los ingresos, de los impuestos a las rentas más altas, de cambios en el impuestos de sociedades y por obtener fondos a través de la persecución del fraude fiscal, en lugar de recortes sociales.
RESCATE A ESPAÑA
A preguntas de los periodistas sobre la posibilidad de que la UE pueda ayudar a España a través del denominado "rescate blando", si finalmente lo solicita, Guerrero ha subrayado que los socialistas europeos son "partidarios" de "apoyar" a España e Italia y ha reiterado que la solidaridad es un "componente esencial del proyecto europeo".
En este sentido, ha expresado la opinión de los socialistas de que una intervención "más activa" del BCE y de la Unión Europea haría que los problemas de estos dos países fueran "menores".
Por otra parte, Guerrero ha defendido al Partido Socialista Europeo como "adaliz" del Pacto por el Crecimiento y el Empleo y se ha referido al "cambio de sentido" de la política europea que se ha producido con la llegada del presidente francés, François Hollande.
A su juicio, su llegada ha permitido que países como España o Italia que, a su juicio estaban "reprimidos por la potencia" de lo ha denominado 'Merkosy' (Merkel-Sarkozy), hayan tenido la "oportunidad" de presentar sus reivindicaciones.
"DEPRESIÓN CIUDADANA" DEL SENTIMIENTO UE
El vicepresidente del grupo parlamentario de socialistas y demócratas del Parlamento Europeo ha reconocido los "problemas" por los que atraviesa la UE --entre ellos una "depresión ciudadana" del sentimiento hacia ella-- los cuales ha animado a "combatir" con "reformas".
Sin embargo, y a pesar de estos problemas, ha insistido en que hay que "defender la Unión" y de "evitar enfrentamientos" entre los países del norte y del sur", "ricos y probres", "con triple A en su deuda y con alta prima de riesgo".
Respecto a esta cuestión, ha opinado que "muchos países" de la UE están actuando en una "mala dirección", generando los del norte una opinión pública que "duda del trabajo y del compromiso" de los del sur mientras estos últimos "culpan" a los del norte de sus problemas económicos y de los recortes que sufren.
A su juicio, esta actitud está llevando a la proliferación de varios partidos contrarios a la Unión Europea en algunos países, como en Grecia o Finlandia, algo que --ha dicho-- "no sería descartable" que surgieran en España.