Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solana descarta que los disturbios en Irán desencadenen un conflicto civil

El alto representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea (UE), Javier Solana. EFE/Archivotelecinco.es
El alto representante de la UE para Política Exterior y Seguridad Común, Javier Solana, descartó hoy que los disturbios que se han desencadenado en Irán tras las elecciones presidenciales del día 12 puedan derivar en un conflicto civil, una posibilidad que, a su juicio, "debe estar fuera de nuestra mente".
Desde hace diez días, han tenido lugar manifestaciones y violentos enfrentamientos en Irán, que han causado ya al menos una veintena de muertos y que estallaron tras conocerse la victoria electoral por mayoría absoluta del actual presidente, Mahmud Ahmadineyad.
Solana señaló que el trabajo de la Unión Europea (UE) en el país se está centrando en el respeto a la voluntad popular, así como en garantizar la libertad de expresión y el derecho de manifestación.
Pese a la gravedad de los acontecimientos, las instituciones comunitarias no han recibido ninguna petición formal de ayuda por parte de la oposición iraní, confirmó el alto representante.
Solana hizo estas declaraciones tras la reunión que ha mantenido con el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, en la que analizaron también la situación de otras zonas en conflicto como Afganistán, Pakistán, Somalia o Kosovo.
Por su parte, el ministro sueco de Exteriores, Carl Bildt, consideró "inaceptable" el uso de la fuerza por parte de las autoridades iraníes contra los manifestantes pacíficos.
Bildt, en la conferencia de prensa en la que presentó las prioridades de la próxima presidencia de la UE, que ejercerá Suecia durante el segundo semestre de 2009, recalcó que el Gobierno iraní debe "respetar el derecho de manifestarse pacíficamente, que está inscrito en la Constitución iraní".
Los jefes de Estado o de Gobierno de los Veintisiete condenaron el pasado viernes "firmemente" la violencia contra los manifestantes en Irán, y subrayaron que "los resultados de las elecciones deben reflejar las aspiraciones y deseos del pueblo iraní".
Bildt consideró que la convocatoria, ayer, de los embajadores en Teherán de la República Checa, el Reino Unido, Francia, Holanda, Italia y Alemania demuestra que "el mensaje de la UE ha sido escuchado" por el Gobierno iraní.
Las embajadas europeas en Teherán "han estrechado su colaboración durante los pasados días", señaló el ministro sueco.
Para Bildt, son las autoridades iraníes quienes deben "establecer la credibilidad de su proceso político, algo que aún no han hecho".
Poco después, el Consejo de Guardianes de Irán, encargado de validar los resultados de los comicios, admitió la existencia de fraude electoral, aunque no aclaró su alcance.