Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sortu acusa al Gobierno central de fabricar "nuevos sumarios en clave de venganza" contra la militancia de la IA

Barrena ha destacado que "el futuro va a llegar en clave vasca" y desde la utilización "de la filosofía de la unilateralidad"
El portavoz de Sortu, Pernando Barrena, ha acusado al Gobierno central de estar "fabricando nuevos sumarios en clave de venganza" contra la militancia de la izquierda abertzale (IA), con el objetivo de que tenga las "máximas dificultades" para llevar adelante su "apuesta política por la paz y el derecho a decidir".
En una rueda de prensa en San Sebastián con motivo del tercer aniversario del fin de la actividad armada de ETA, Barrena ha criticado la detención este pasado domingo de la expresa de la organización terrorista Nagore Mujika, "con un claro tinte político y ansias de venganza".
A su juicio, este arresto muestra las "ganas" del Gobierno central de "no permitir a nadie rehacer su vida y llevarla adelante con normalidad" y lanza un mensaje "muy claro", de que "van a hacer todo los posible para que los militantes de la izquierda abertzale tengamos las máximas dificultades posibles para llevar la apuesta política por la paz y el reconocimiento del derecho a decidir que queremos llevar adelante" y que "es imposible pararla".
En este sentido, ha señalado que el Ejecutivo central está "fabricando nuevos sumarios en clave de venganza" contra la izquierda abertzale, buscando que ésta "mire atrás", algo que ha incidido "no va a ocurrir de ninguna de las maneras" porque su apuesta es "el futuro en paz y libertad de este país".
En lo que respecta a los tres años desde el fin de la actividad armada de ETA, Barrena ha opinado que han cambiado las cosas "de manera muy significativa en Euskal Herria", durante ese periodo, y los márgenes para hacer política "se han ensanchado", de manera que se dan "más oportunidades que nunca para afianzar un camino hacia la paz definitiva y hacia la normalización política del país".
No obstante, ha matizado que hay "consecuencias" del "enfrentamiento armado" que todavía "no han recibido la atención que merecen y, por tanto, no han encontrado todavía soluciones efectivas en la práctica", algo que, a su juicio, ocurre "sobre todo porque el Gobierno español es consciente del proceso de minorización política que está sufriendo este país y quieren retrasar de alguna manera 'sine die' el día de esta normalización política porque sabe que tiene muchísimo que perder".
Barrena ha afirmado que en estos tres últimos años "todos los pasos adelante han sido dados y consecuencia de iniciativas de actores políticos vascos", ya que PP y PSOE "se han dedicado a zancadillear permanentemente todas las iniciativas por la paz y la normalización política puestas en marcha en este país".
En este contexto, ha urgido "un cambio de política penitenciaria", así como "un esquema acordado de reconocimiento y reparación de todas las víctimas" y la "participación necesaria del Gobierno español y francés en el proceso de desarme".
"UNILATERALIDAD"
Barrena ha destacado que "el futuro va a llegar en clave vasca" y desde la utilización "de la filosofía de la unilateralidad". En este sentido, ha abogado por articular "la mayor presión social y política frente a Madrid" y acordar "entre diferentes un camino compartido", lo que ha denominado "la vía vasca de la soberanía". "Los vascos tenemos el reto de construir un futuro diferente", ha sostenido.
Finalmente, ha apuntado que en esa búsqueda de consensos "el PNV es importante y necesario, pero no el único agente importante", y ha reiterado que esa "hoja de ruta" se tiene que "diseñar entre todos los agentes políticos y de cualquier otra índole que creen en el futuro en libertad de este país y en la ciudadanía vasca tiene que decidir libremente su futuro", un "reto" en el que la izquierda abertzale se compromete a "trabajar con ilusión y generosidad" y que va a "ocupar la centralidad de la política vasca en los últimos tiempos".