Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sortu cree que el procedimiento contra Arraiz nunca se debió abrir y reitera su opción por la ruptura democrática

Cree "muy grave" que la judicatura "entre o dé margen a esos ataques", y que "se acepte condicionar el debate político"
La portavoz de Sortu Amaia Izko ha considerado una "buena noticia" que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) haya dictado auto de sobreseimiento y archivo de las diligencias abiertas contra el presidente de la formación abertzale, Hasier Arraiz, y ha remarcado que este procedimiento judicial "nunca debió de ser abierto", al tiempo que ha reiterado la apuesta de la izquierda abertzale por la "ruptura democrática" como "única forma de defender los derechos de Euskal Herria".
En una rueda de prensa en San Sebastián, Izko ha afirmado que la resolución del TSJPV viene a ratificar que en las palabras del presidente de Sortu "no podía adivinarse ni el más mínimo rastro de delito".
"Lo único que hizo Hasier Arraiz fueron unas declaraciones políticas en el contexto de un acto conmemorativo del aniversario de los asesinatos de dos miembros de la izquierda abertzale, Santi Brouard y Josu Muguruza, declaraciones que quisieron ser descontextualizadas y criminalizadas de modo interesado", ha recalcado.
En esa línea, ha recordado que el propio fiscal del TSJPV consideró que "no había ningún delito" en las citadas declaraciones y solicitó que la denuncia fuera archivada "sin más trámite".
Izko ha insistido en que "defender la opción que en 1978 hizo la izquierda abertzale de no aceptar la transición o el sistema constitucional porque no rompía con la dictadura y no suponía sino negación para este pueblo" puede que resulte "molesto para algunos" pero "está muy claro que no es un delito".
Asimismo, ha criticado que cuando se produjo esta denuncia algunos responsables y agentes políticos "aprovecharon el ruido mediático para cargar contra Sortu y tratar de desgastarlo políticamente, intentando debilitarlo y poner en duda sus objetivos".
A su juicio, la denuncia y el procedimiento abierto contra Arraiz "no han sido sino un ataque a la libertad de expresión y a la actividad de la izquierda abertzale". Por ello, ha considerado "muy grave" que la judicatura "entre o dé margen a esos ataques", así como que "se inmiscuya o acepte condicionar el debate político, que tan necesario es en este pueblo".
"ATAQUES"
La portavoz abertzale también ha censurado que se utilicen los citados "ataques" para "tratar de evitar el debate político y para tratar de ocultar o sustraer del mismo diversos elementos de una gran importancia".
De este modo, ha asegurado que desde Sortu continuarán "poniendo esos elementos en el centro mismo del debate político" y diciendo que su valoración es "absolutamente crítica" tanto acerca de la transición española como de la postura que "determinados partidos estatales y vascos adoptaron para con el marco que surgió de la misma".
"La opción de la izquierda abertzale en aquel momento fue la de la ruptura democrática y hoy en día esa sigue siendo nuestra opción porque esa es la única forma no solo de defender los derechos que a Euskal Herria le corresponden, sino también de convertir esos derechos en realidad", ha concluido.