Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo mantiene los sebadales dentro del Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias

La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife y el Gobierno de Canarias contra el auto del TSJC que mantenía la suspensión cautelar de la Orden que excluía a los sebadales (Cymodocea Nodosa) del Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.
La Orden del consejero de Medio Ambiente, con fecha 2 de febrero de 2009, fue recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias por la Federación Ecologista Ben Magec, pues excluía del Catálogo de Especies Amenazadas a la población de 'Cymodocea Nodosa' en la superficie marina comprendida entre la línea que va desde la Punta del Tanque del Vidrio y la línea que parte desde Punta de los Tarajales, en el término municipal de Granadilla de Abona (Tenerife).
Según el fallo del Supremo, con fecha 9 de julio de 2012, la Sala de lo Contencioso desestima el recurso de casación, entre otras razones, porque la descatalogación de la especie protegida 'Cymodocea Nodosa' ha obedecido, más que a razones exclusivamente medioambientales, a la necesidad de suprimir los obstáculos ambientales que impedían iniciar las obras del puerto de Granadilla. Es más, el Alto Tribunal aclara en su fallo que fue la Autoridad Portuaria quien solicitó la exclusión de los sebadales del Catálogo de Especies Amenazadas.
La magistrada Pilar Teso Gamella ha emitido un voto particular --al que se suma el magistrado Rafael Fernández Valverde-- en el que expresa su discrepancia con los fundamentos que desestiman el recurso de casación presentado por la Autoridad Portuaria y el Gobierno de Canarias.
Desde su punto de vista, si bien es cierto que existe una conexión "directa, manifiesta y determinante" entre la especie 'Cymodocea Nodosa' y el Puerto de Granadilla, debió tenerse en cuenta que la construcción de esta infraestructura "no comporta amenaza ni peligro alguno para la existencia de dichas praderas marinas". "Es más, la descatalogación en esa zona es inferior al 2 por ciento de los sebadales existentes en Canarias, que la Comunidad Autónoma cifra en 1,26 por ciento el concreto sebadal afectado por las obras del puerto", remarcó.