Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo confirma la condena a 13 años y medio a Luis Cauque por el homicidio de su cuñado en Cádiz

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que condenó a 13 años y medio de prisión a Luis Cauque por el homicidio de su cuñado Guillermo Labrador, en agosto de 2010 en Puerto Real (Cádiz).
El tribunal andaluz había rebajado de 18 años y medio la condena por asesinato derivada de la sentencia de un tribunal popular a los mencionados 13 años y medio al considerar los hechos como un homicidio doloso y ahora el TS confirma lo dictado por el tribunal andaluz rechazando así tanto el recurso de la defensa como el de la acusación, que pedía una nueva sentencia.
Con esta sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press y que fue adelantada por La Voz de Cádiz, el Supremo confirma, como ya hizo el TSJA, el agravante de abuso de superioridad, ya que el homicida "dispuso de una superioridad objetiva consistente en la posesión de un arma de fuego que utilizó contra la víctima cuando ésta se le enfrentó sin poseer arma de ninguna clase".
Tampoco entendió el tribunal andaluz, ni ahora el Supremo, que haya datos que permitan sustentar un atenuante de "miedo insuperable", pese a que se argumentara que entre homicida y víctima se produjo una disputa motivada por presuntos malos tratos de Cauque a su novia, la hermana de Labrador.
La sentencia del Supremo rechaza todos los motivos del recurso de la defensa, entre ellos, que se le pueda aplicar una eximente incompleta por su adicción y prologada dependencia de las drogas que le provocaron anomalías psíquicas como un trastorno mixto de personalidad.
En lo que se refiere al recurso de la acusación, el Supremo también ha rechazado todos los motivos de éste, en el que se defendía que había existido una situación total de indefensión de la víctima y que podía apreciarse una alevosía sobrevenida. Asimismo, confirmó, como ya había hecho el tribunal andaluz, los atenuantes de confesión de hechos y de tenencia ilícita de armas.