Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo remitirá al juez del caso Taula certificación de la condición de aforada de Barberá

El trámite carece de trascendencia penal mientras el juez del caso no remita indicios sobre la exalcaldesa
El Tribunal Supremo remitirá en las próximas horas al juez de Instrucción numero 18 de Valencia, que investiga una trama de presunta financiación ilegal del PP dentro del denominado "caso Taula", certificación de la condición de senadora de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá.
Así lo han señalado fuentes del alto tribunal tras constatar la llegada a este órgano a primera hora de la tarde del miércoles del escrito que ha recibido del Juzgado valenciano en el que se pregunta por la condición de senadora de la exalcaldesa.
Las mismas fuentes restan trascendencia penal al trámite, que será realizado por la Secretaría de Gobierno del Tribunal Supremo porque es éste departamento el que dispone de listado actualizado de diputados y senadores. Se trata de un trámite habitual.
Para poder proceder contra Barberá el Supremo precisaría de la remisión por parte del juez valenciano de una exposición razonada sobre los indicios criminales que pudieran existir contra Barberá. En dicho momento, y tras consultar al fiscal, el alto tribunal se pronunciaría sobre si procede investigarla o bien archivar las actuaciones, según las mismas fuentes.
SEMANAS O MESES
Será entonces, y pueden pasar semanas o meses desde hoy, cuando el Supremo, de ver indicios, solicite el suplicatorio al Senado, la retirada temporal del aforamiento para el exalcaldesa, un paso imprescindible para que un parlamentario nacional pueda ser juzgado.
Si llega a producirse dicho suplicatorio, el asunto será trasladado a la Comisión de Suplicatorios para que la estudie. Este órgano pedirá a Barberá que comparezca para dar explicaciones, aunque no es obligatorio que lo haga, y aprobará después una propuesta a favor o en contra de retirarle el aforamiento. Será el Pleno el que la apruebe definitivamente.
Todos estos trámites pueden producirse con un gobierno ya formado y el Parlamento a pleno rendimiento, pero puede también darse el caso de que la investidura fracase, se disuelvan las Cortes a principios de mayo y se celebren de nuevo elecciones en junio. Sería entonces la Diputación Permanente la que tendría que resolver el suplicatorio, puesto que es el único órgano que funciona en periodo electoral.
Da la casualidad de que Barberá es miembro de este órgano. Según sostiene el Senado, sólo los componentes de la Diputación mantienen el aforamiento aún con las Cortes disueltas, por lo que sería necesario que se aprobara el suplicatorio.
La exalcaldesa de Valencia ya formó parte de la Diputación Permanente en la pasada legislatura, desde que llegó al Senado tras perder las elecciones municipales de mayo. La oposición censura que el PP blinda de esta manera a Rita Barberá, que prolonga su aforamiento, mientras su partido lo niega puesto que si ha de ser juzgada, recalca, lo será en cualquier caso, sólo que ante otra instancia, el Supremo.El trámite carece de trascendencia penal mientras el juez del caso no remita indicios sobre la exalcaldesa.