Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo absuelve a los condenados por el 'caso Verbatim'

La sala segunda del Tribunal Supremo ha anulado las condenas impuestas por la Audiencia Nacional a seis acusados del 'caso Verbatim' por defraudar supuestamente cuotas del IVA correspondiente a esta empresa dedicada a la producción de CD y DVD.
La sala absuelve a los seis acusados de las penas impuestas por la Audiencia de entre dos años y medio y tres años de cárcel por delito continuado contra la Hacienda Pública.
La anulación de la condena responde a que "el cálculo de las cuotas defraudadas no se ha realizado correctamente, por lo que no es posible tener acreditado, más allá de toda duda razonable, que su importe anual superó los 120.000 euros que exige la ley penal".
En esta causa fueron acusación particular varias empresas de derechos de productores y autores, como la SGAE o EGEDA, cuyos recursos también se estiman en el sentido de revocar la condena que les impuso la Audiencia a pagar las costas de una determinada persona acusada que fue absuelta ya en primera instancia.
En marzo del año pasado, en la sentencia ahora anulada, la Audiencia había condenado a tres años de prisión a Alejandro Jesús Lozano y a Luis Fisas Elizalde, exresponsables de la empresa Verbatim España, como autores de un delito continuado contra la Hacienda Pública durante cuatro años, de 2005 a 2008, y a Víctor Barbera y José Luis Cuervo Calvo como cooperadores necesarios.
Además, la Audiencia había condenado a Gilberto Floriano Da Silva como cooperador necesario de este entramado, pero sólo durante tres años, ya que en 2008 no aportó sociedad a la estructura, y a Nicolae Dacian Branda como autor responsable de dos delitos de defraudación y les condena a dos años, seis meses y un día de prisión.
Esta sentencia, ahora anulada por el Supremo, determinaba que todos los condenados indemnizarían en las cuotas defraudadas con arreglo a los ejercicios fiscales por los que han sido declarados responsables y a Verbatim España a pagar una multa de 3,27 millones de euros como responsable directo de los delitos imputados a los directivos.
Los hechos se remontan a hace diez años, cuando se constituyó la empresa Universalia Comercio LDA en Portugal, con Víctor Barbera como administrador único, que adquirió CD y DVD durante los años 2005, 2006, 2007 y 2008 por un importe de 4,95 millones de euros, 4,29 millones de euros, 3,675 millones de euros y 811.995 euros, respectivamente, exentos de IVA.