Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo revisa mañana la condena por asociación ilícita a los 15 miembros del gruponeonazi Hammerskin

La Audiencia de Madrid les condenó a penas de hasta dos años y medio de cárcel y declaró la ilegalidad del grupo
El Tribunal Supremo celebrará mañana una vista pública en la que estudiará la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid que condenó a penas de entre un año y medio y dos años y medio de cárcel a quince miembros de la organización neonazi Hammerskin y declaró la ilegalidad del grupo por "promover el odio y la violencia".
El ponente de la sentencia que dicte por esta causa será el magistrado Joaquín Giménez. Completarán la Sala Andrés Martínez Arrieta, José Manuel Maza, Manuel Marchena y Diego Ramos, han informado fuentes del alto tribunal.
La Audiencia Provincial de Madrid dictó una pionera sentencia el pasado 24 de julio de 2009 en la que por primera vez condenó a un grupo neonazi por asociación ilícita. Además, castigó a sus integrantes por tenencia ilícita de armas.
En concreto, la Sección Séptima impuso dos años y seis meses de cárcel por asociación ilícita al jefe de los Hammerskin-España, José Eduardo C.H., alias 'Chape', e impuso al resto un año y medio por este mismo delito. A otro de los acusados, Ángel M.N., le sumó un año de prisión por tenencia ilícita de armas. A todos les impuso el pago de una multa de 2.700 euros.
Asimismo, la Sala acordó la disolución del grupo Hammerskin-España y, en consecuencia, el cese de todas sus actividades. Esta organización tenía como finalidad la difusión de la ideología y doctrina nacional socialista. Durante el juicio, se reveló que querían implantar el IV Reich en España.
"Este tribunal entiende suficientemente acreditada la existencia de la organización Hammerskin-España, compuesta por una pluralidad de personas, entre los que se encuentran los acusados, que están estructurados, organizados y jerarquizados con carácter permanente desde 2000", recogió la resolución.
Añadía que su ideología se basaba en "promover la discriminación, el odio o la violencia contra personas, grupos o asociaciones por razón de su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros o de alguno de ellos a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual...".
El presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, subrayó entonces la importancia de la resolución al ser la primera que condenó por asociación ilícita a un grupo neonazi en España. "Hay que felicitarse por la sentencia. Supone un avance para la lucha contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia", aseveró.
TESTIMONIO DE ANTONIO SALAS
En los hechos probados, la Sección mantuvo que sus ideas consistieron en "la supremacía de la raza blanca y la discriminación", por lo que impulsaban "el odio y la violencia" como consecuencia de su homofobia, xenofobia y antisemitismo.
Según el tribunal, los acusados encajaban con la estética de los Hammerskin: cabeza rapada o pelo corto, repletos de tatuajes --en el juicio iban con camisas largas que cubrían sus brazos-- y botas de aspecto militar.
Durante el juicio, los procesados negaron pertenecer a la banda y aseguraron que el abundante material neonazi que se incautó en sus domicilios tenían más que ver con su afición a la militancia y a la II Guerra Mundial. En sus casas, la Guardia Civil encontró vídeos de Hitler --'Las SS Sangre y Fuego' y 'Las Armas Secretas de Hitler'-- y Mussolini, así como una buena cantidad de camisetas con emblemas neonazis y con el escudo de los Hammerskin-España.
Para fundamentar la pena, el tribunal aseguró que el testimonio del periodista con el pseudónimo Antonio Salas, el autor del libro 'Diario de un Skin', corroboró el material probatorio. Salas se infiltró en el grupo para dar a conocer en su relato los entresijos de una de las bandas más importantes de neonazis en España. Durante su comparecencia, identificó a varios de los procesados como integrantes de Hammerskin-España.
A los acusados se les detuvo en marzo de 2004 en la denominada 'Operación Puñal', que se desarrolló en Madrid, Barcelona, Valencia y Guadalajara. Una fotografía intervenida en el domicilio de uno de los acusados en la que aparecían varios miembros del grupo en un cato homenaje a Rudolf Hess con una bandera que lucía insignias nazis dio origen a las investigaciones.