Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo anula una sanción a un guardia civil que puso 'caritas' en el Whatsapp para referirse a su superior

El Tribunal Supremo ha anulado la sanción de cuatro días de suspensión de funciones impuesta a un guardia civil que publicó en su perfil de Whatsapp una serie de expresiones y emoticonos que fue interpretado como una desconsideración por su superior al considerar que se refería a la nota que había sacado en el curso de la Escuela de Oficiales del Instituto Armado.
Los hechos sancionados ocurrieron cuando el sargento comandante del Puesto de Cabra de Santo Cristo (Jaén), después de recibir un mensaje por Whatsapp del citado agente sobre un servicio, se percató de que tenía en su perfil el siguiente mensaje: "20 de 100?? 3,5 en psicología? Inútil...", seguido de varios emoticonos de caras sonrientes.
El sargento expedientó a este subordinado al considerar que su estado en la red social iba dirigido "abiertamente" contar él, ya que obtuvo una nota semejante en la prueba de la Escuela de Oficiales de la Guardia Civil.
Un Tribunal Militar confirmó la sanción por una falta leve de desconsideración o incorrección con los superiores, sanción que ha sido anulada por la Sala de lo Militar del Supremo al considerar que no se respetó la presunción de inocencia del recurrente y que se extrayeron conclusiones erróneas para sancionarle.
Considera la Sala que no pueden tenerse en cuenta las manifestaciones "autoinculpatorias" del agente tras prestar declaración ante el capitán jefe de la Compañía de Baeza. Además, recuerda que el guardia civil mostró su arrepentimiento y afirmó que había quitado inmediatamente el contenido del estado de su Whatsapp "al darse cuenta de que no había actuado bien".
También señala el alto tribunal que la nota a la que hacía referencia de la prueba de psicología no era exactamente la misma que la que obtuvo su superior y que el parte disciplinario emitido por el sargento -incompleto y sin firmar- "no refleja datos objetivos sino juicios, apreciaciones o valoraciones subjetivas" sin valor probatorio.