Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo reduce de nuevo la condena al ladrón del Códice Calixtino y la deja en 8 años y dos meses

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha reducido nuevamente la condena impuesta a José Manuel Fernández Castiñeiras, autor del robo del Códice Calixtino, y la ha fijado en ocho años y dos meses de prisión, frente a los 10 años de cárcel que había recibido en la sentencia de la Audiencia Provincial.
El Supremo ha emitido un auto de aclaración sobre la sentencia dictada por el mismo órgano en noviembre de 2015, en la que se reducía un año la pena de prisión de Fernández Castiñeiras, tras detectar un "error material en la cuantificación de la pena".
La sentencia dictada en noviembre por el TS establecía para Fernández Castiñeiras una pena total de 9 años de prisión --un año menos que la de la Audiencia--, tras considerar que era más favorable para el reo incluir el delito de sustracción del Códice como robo continuado y no aplicarle una calificación de hurto.
Por ese motivo, la Sala de lo Penal impuso en aquel momento al exelectricista de la Catedral de Santiago una pena de siete años por robo continuado de dinero y documentos de la basílica compostelana, así como del Códice Calixtino --teniendo en cuenta la especial gravedad por su valor histórico y económico--. A mayores, sumó a esta condena dos años por blanqueo de capitales.
UN ERROR DE CUANTIFICACIÓN
Sin embargo, el TS rectifica ahora admitiendo que hubo un "error" de "cuantificación" de la pena por delito continuado de robo con agravante, y apunta que la cuantía de esta pena "abarca desde cinco años y un día hasta seis años y tres meses de prisión", y no "siete años y seis meses", como se consideró en un primer momento.
Por ello, "no cabe imponer una pena que rebase los seis años y tres meses de prisión", apunta el Tribunal Supremo, que fija la sentencia en seis años y dos meses de cárcel por el robo continuado y dos años por delito de blanqueo.