Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo condena a 7 años de prisión a un hombre que colocó un "tetrabrik-bomba" en la furgoneta de otro por venganza

El fiscal pidió que también se le condenara por tenencia de explosivos que causaron amputaciones y daños por metralla en la víctima
El Tribunal Supremo ha condenado a siete años y tres meses de prisión a un hombre que colocó un "tetrabrik-bomba" en la furgoneta de otro "por el que sentía resentimiento por un asunto fiscal" y que hizo explosión causándole graves daños en una mano y heridas de metralla.
La resolución del alto tribunal aumenta en un año la prisión inicialmente impuesta por la Audiencia de Madrid en octubre del pasado año al estimar el recurso de casación de la Fiscalía, que solicitó que el acusado fuera condenado también por tenencia de explosivos.
La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Antonio del Moral, estima que los hechos son constitutivos de un delito de tenencia ilícita de explosivos en relación de concurso medial con el delito de lesiones por el que José Luis A.C. es condenado a 6 años de prisión. A esta pena hay que sumar el año y tres meses a los que es condenado por delito de daños y el pago de una indemnización de 288.105,09 euros.
Según el relato de hechos probados, José Luis "con la intención de menoscabar la integridad" física de su víctima, colocó en junio de 2007 un artefacto explosivo camuflado en el interior de un "tetrabrik" de leche en cajón de la puerta del conductor de su furgoneta, que normalmente éste aparcaba en la calle Alcalá de Guadaira de Madrid.
El explosivo había sido confeccionado mediante una mezcla de clorato potásico, azúcares y azufre que el condenado dispuso en un tubo metálico conectado con dos pilas de nueve voltios. La deflagración causó a la víctima la amputación de varios dedos de la mano derecha, fractura del quinto metacarpo y traumatismo abdominal y obligó a extraerle metralla del costado, el muslo y la mano. Las lesiones le han valido la declaración de incapacidad permanente total.