Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo confirma la condena de seis años de cárcel impuesta a un guardia civil por narcotráfico

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por un agente de la Guardia Civil contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Palma por la cual se le condenaba a seis años de prisión por formar parte de un grupo que se dedicaba a introducir grandes cantidades de cocaína en Menorca, según se desprende del fallo hecho público este jueves.
Del mismo modo, el Alto Tribunal ha rechazado también los recursos de casación formalizados por otros tres miembros de la banda, a los que se les impusieron penas de entre tres y cinco años.
La Audiencia Provincial dictó sentencia el 23 de octubre de 2012 condenando a uno de los guardias civiles acusados a seis años de cárcel, mientras que el otro agente fue absuelto.
Este fallo anulaba uno anterior, que absolvía a todos los acusados al considerar nulas las intervenciones telefónicas, después de que el Supremo ordenara, tras el recurso interpuesto por el Ministerio Fiscal que se dictara una nueva sentencia teniendo en cuenta las escuchas.
El recurso del agente de la Guardia Civil se basaba en que las conversaciones telefónicas intervenidas y valoradas como elementos incriminatorios eran "excesivamente abiertas".
En este sentido, el Supremo ha considerado que las trece conversaciones y mensajes interceptados legalmente son "claramente sugerentes de la implicación del recurrente en el tráfico de drogas facilitando desde su condición de Guardia Civil y de su actuación en el control del puerto de Maó de los vehículos que la transportaban".
Cabe recordar que los hechos juzgados se refieren a la intervención en el año 2008 en el puerto de Maó de un vehículo que transportaba en su interior medio kilo de cocaína El alijo pertenecía una banda dedicada a introducir droga en la Isla. Para ello, contaban con la colaboración de un Guardia Civil que, "prevaliéndose de su cargo", realizaba los trámites necesarios para que los automóviles que portaban la cocaína no fueran inspeccionados.