Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo revisa este miércoles una condena a año y medio de prisión por difundir vídeos sobre Bin Laden en Youtube

Un menor declaró que el condenado, Imad El Mouahhid, trató de captarle para atentar contra un centro comercial y "matar maricones"
El Tribunal Supremmo revisa este miércoles en vista pública la condena a un año y medio de cárcel por un delito de enaltecimiento del terrorismo a Imad El Mouahhid, acusado de ser responsable de la difusión de una treintena de documentales a través de la red social Youtube en los que elogiaba al exlíder Al Qaeda Osama Bin Laden y se llamaba a hacer la yihad.
La Audiencia Nacional condenó a Imad El Mouahhid, además, a ocho años de inhabilitación absoluta después de que fuera investigado en España a raíz de la denuncia presentada por un menor, que sufrió un brote psicótico y necesitó tratamiento psiquiátrico como consecuencia de las "presiones" del acusado y de otras personas al intentar adoctrinarle.
La Sección Segunda de la Sala de lo Penal declaró probado en noviembre de 2015 que el procesado subió a la red el 17 de mayo de 2011 un documental en el que se reproducían oraciones de líderes yihadistas como Abu Musab Al Zarqaui o el jeque Omar Abdel-Rahman, así como imágenes de los campos de entrenamiento de Al Qaeda.
Además, publicó 28 vídeos de temática yihadista con contenido "radical y violento", que incluían, además, textos en árabe con las leyendas "asociación de soldados de Ossaa" o "Allah, haznos los mejores apoyos de los mejores yihadistas".
La sentencia, de la que fue ponente el magistrado José Ricardo de Prada, destaca que el acusado hizo una "pura exaltación de la figura y las acciones" de Bin Laden, "en sintonía de publicación de los planteamientos yihadistas violentos difundidos por el personaje y propagación de ideas de carácter terrorista" que exceden "claramente" del derecho a la libertad de expresión.
Los jueces consideraron que quedó probado "sin ningún género de duda" que el ordenador portátil con el que se elaboraron los vídeos y se encontraron este tipo de imágenes era propiedad del acusado, quien habló a su mujer del documental que estaba elaborando, aunque eludía dar detalles sobre el mismo en sus conversaciones telefónicas.
NIEGA PIRATEAR EL WIFI DEL VECINO
El acusado negó haber elaborado los vídeos y haber pirateado la red wifi de su vecino durante el juicio que celebró el pasado octubre en la Audiencia Nacional, tras haberlo aplazado en una primera ocasión porque Mouahhid se encontraba en ese momento en Alemania con la prohibición de salir del territorio nacional.
La Sala declaró "legales y legítimas" las comunicaciones intervenidas al procesado, cuyo teléfono fue inicialmente intervenido por las sospechas de que estaba participando en labores de proselitismo y captación de jóvenes musulmanes, entre ellos un menor.
El menor afirmó que el acusado le animó, junto a otro individuo condenado por pertenencia a organización terrorista en Marruecos, a "matar a maricones" y proporcionarle explosivos para atentar contra un centro comercial. "Eso estaría bien visto a los ojos de Alá", le decían.
Sin embargo, esta investigación fue archivada, aunque las intervenciones telefónica sirvieron para abrir la causa por la que ahora ha sido condenado, según afirmó un inspector de Policía, que añadió que el acusado accedía a internet a través de las wifis de otros abonados sin su permiso.