Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana Díaz recuerda que en Andalucía "presidenta solo hay una", aunque PSOE e IU compartan un proyecto en el Gobierno

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha afirmado, en relación con los "incidentes" ocurridos entre PSOE-A e IULV-CA en el seno del Gobierno andaluz a cuenta de la Corrala Utopía de Sevilla, que ya los han "dejado atrás", pues las dos formaciones siguen teniendo "un proyecto común" de gobierno, si bien ha aclarado que en Andalucía "presidenta solo hay una" y, como tal, hablará y actuará "pensando en el conjunto de los ciudadanos".
Susana Díaz, quien ha participado en un desayuno informativo organizado por el Diario Córdoba, ha querido dejar claro que el Gobierno andaluz "tiene dos partidos que lo sustentan" y que son "muy diferentes" entre sí, como ha quedado "en evidencia en las últimas fechas", pero también tienen "un proyecto común" y, en este contexto, ella, como presidenta, tiene "la obligación de darle estabilidad al Gobierno", para lograr que "ese reto que es el empleo y que Andalucía no se descuelgue de la recuperación económica sea real".
"Ahora bien --ha proseguido--, no voy a estar de acuerdo en todo lo que plantee mi socio de gobierno, igual que éste no estará de acuerdo en todo lo que plantee el PSOE, pero presidenta solo hay una y, como la presidenta es única, pues, evidentemente, cuando hable o cuando actúe lo haré pensando en el conjunto de los ciudadanos".
En este sentido y durante su discurso, Díaz ha dicho que "hay gente que tiende a sorprenderse o a escandalizarse cuando se ponen de relieve determinadas diferencias entre los socios de un gobierno, como ocurrió hace diez días en nuestra tierra, pero debemos saber ver las cosas como son y, la verdad, es que una coalición como la que sustenta el Gobierno andaluz presupone la existencia de dos partidos diferentes, con ideas y proyectos distintos y que se han puesto de acuerdo para impulsar y llevar a cabo un programa común".
Por eso, según ha insistido, "nada tiene de extraño que puedan surgir interpretaciones distintas a la hora de gestionar problemas a los que nos enfrentamos. Incluso, en ocasiones, contrapuestas. La cuestión es si esas diferencias lógicas pueden o no solucionarse con el diálogo y los propios mecanismos acordados entre las partes. Hasta ahora ha sido así, aunque no les niego que en este caso han saltado chispas que nos deben servir para que todos tomemos buena nota de manera que este tipo de situaciones no se repitan".
En cualquier caso, según ha remachado, ella tiene "muy claro" que es "la presidenta de todos los andaluces y de todas las andaluzas. De los que protestan más y los que protestan menos, y toda mi actuación, en éste y en otros casos a los que tenga que enfrentarme, mi actuación siempre estará guiada por dos principios que para mí son irrenunciables: la igualdad y la legalidad".
A este respecto, Díaz ha dicho que le llama la atención "cómo se pretende enfrentar a uno y otro principio, pero creo estar en lo cierto cuando sostengo que el principio de legalidad es el que garantiza la igualdad entre los ciudadanos y, en muchas ocasiones, es la única defensa de los débiles frente a la arbitrariedad de los que tienen más recursos para hacer frente a las mismas circunstancias", a lo que ha añadido que, "en democracia, si una ley no gusta o no sirve, se cambia si tienes la mayoría para hacerlo. Pero la Ley siempre ha de cumplirse porque si no se cumple entramos en un terreno peligroso del que se sabe cómo se entra, pero no cómo se sale".
En todo caso, ahora, según ha resaltado, "encauzadas las cosas y llevadas al terreno en el que deben estar, el Gobierno andaluz ha retomado su velocidad de crucero y sigue con toda intensidad su trabajo para hacer frente a los grandes retos que tenemos por delante".
CORRALA UTOPÍA
En cuanto a la petición del PP de que comparezca en el Parlamento andaluz para dar explicaciones sobre el realojo de los integrantes de la Corrala Utopía, la presidenta ha señalado esa demanda responde a "la sintonía habitual del PP", pero ha destacado que, de todas formas, "el Gobierno va a comparecer en el Parlamento", pues así lo hará, "a petición propia, la consejera de Fomento", Elena Cortés, y "no habrá ningún problema para que se den cuantas explicaciones sean oportunas".
Además, la presidenta entiende que "será bueno" que se recuerde cuál fue su posición en este asunto, que seguirá manteniendo, respecto a que, "ante un drama brutal como el de los desahucios no podemos dejarnos llevar por quien más proteste, sino por quien más lo necesite, y que no es posible que los ciudadanos vean que quien ocupa ilegalmente una vivienda tenga más derechos que quien más lo necesita y está esperando pacientemente".
De todas formas, según ha aclarado, el Gobierno andaluz está esperando "ocho informes, que tienen que llegar, de ocho personas que transitoriamente están en esas viviendas porque tenían a menores y discapacitados a su cargo, y ahora tiene que ser el Ayuntamiento de Sevilla, que por cierto ha estado de perfil en todo este proceso, el que ya diga, de una vez por todas, quienes de esas familias están verdaderamente en riesgo de exclusión y quienes no, y en cuanto el Ayuntamiento de Sevilla lo diga, pues lógicamente el Gobierno andaluz actuará".
REFORMA CONSTITUCIONAL
A propósito de todo este asunto, Susana Díaz también ha querido expresar, "con respeto pero también con energía", su "más rotunda discrepancia con el auto del Tribunal Constitucional que mantiene la suspensión de determinados artículos de la Ley de la Función Social de la Vivienda, una ley que es una muestra más de la voluntad del Gobierno que presido por hacer normas justas que den respuestas a problemas muy reales de los ciudadanos andaluces como es, sin duda, el de la vivienda. Por ello le pido al Gobierno de España que retire este recurso, que está obstaculizando gravemente la acción de la Junta de Andalucía a favor de los que más lo necesitan".
Ha concluido la presidenta andaluza asegurando que respeta y hasta comprende, aunque discrepe de su auto, al Tribunal Constitucional, "pero si este tribunal aplica una Constitución que no permite aprobar una medida tan elemental y tan justa, dirigida a gente más necesitada, entonces creo que tenemos un motivo, uno más, para acometer una reforma de la Constitución que garantice más y mejor los derechos de todos los españoles.