Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana Díaz defiende la unidad de España y cree un error del PP querer "catalanizar España o españolizar Cataluña"

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha asegurado este jueves que desde Andalucía se va a defender la unidad de España en el debate territorial, al tiempo que abogado por un diálogo "sincero y sin reuniones secretas", advirtiendo del "grave error" que comete el PP al querer "catalanizar España o españolizar Cataluña".
Así se ha pronunciado Díaz en el Pleno del Parlamento en su primera sesión de control al Ejecutivo como presidenta del Gobierno andaluz, tras ser interpelada por el portavoz del Grupo Socialista, Francisco Álvarez de la Chica, sobre la posición de Andalucía en el debate territorial.
La líder del Gobierno andaluz, que ha considerado que la ruptura de España que algunos alimentan o el centralismo no son soluciones deseables, ha creído oportuno realizar una modificación de la Constitución "con el mismo consenso" que se obtuvo en 1978, "una reforma que refuerce el vinculo de la población y dé encaje a un problema territorial".
"Estamos ante un desafío soberanista inédito en la historia de la democracia moderna, habiendo un porcentaje importante, no sé si mayoritario o no, que ha dejado de creer en un proyecto común que es España y que tiene futuro y que debe incluir a Cataluña", ha destacado Díaz, quien ha lamentado el inmovilismo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en esta materia.
En este sentido, la presidenta de la Junta ha dicho que Rajoy no sólo tiene que responder al líder de la Generalitat, Artur Mas, y a la sociedad catalana, sino al conjunto de los españoles. Según ha subrayado, el líder del Ejecutivo central tiene que estar "a la altura" de lo que supone el cargo que ocupa.
Para Díaz, existe un problema territorial que hay que encauzar, sabiendo qué ha ocurrido y por qué parte de la sociedad catalana no se encuentra identificada con España y se refugia en el independentismo. En su opinión, ha podido influir el "empobrecimiento" que está sufriendo la población catalana y la destrucción de conquistas sociales por parte del Gobierno central.
Tras destacar en que existen "buenas soluciones sobre la mesa", que deben ser consensuadas por todas las instituciones, a través de un "debate sincero", la presidenta de la Junta ha advertido de que no existe "ninguna varita mágica" para resolver esta problemática y que hay en estos momentos una oportunidad de recuperar un diálogo, en el que Andalucía juega un "papel importante".
En este sentido, Susana Díaz ha querido dejar claro que si se apuesta por una solución del conflicto que suponga "atentar" contra la autonomía de Andalucía, la Junta se posicionará en contra. "Y la derecha sabe muy bien lo que sucede en esta tierra cuando alguien se pone de frente a los intereses de Andalucía", ha concluido la presidenta de la Junta.
PSOE-A: "EXISTÍA UNA MECHA Y SE HA PUESTO EL COMBUSTIBLE"
Por su parte, el portavoz parlamentario del PSOE-A, Francisco Álvarez de la Chica, ha lamentado que el conflicto entre Cataluña y España se haya agravado en el último año y ha advertido del error de situarse en el camino del inmovilismo o de defender únicamente el peso de ley. "Vencer no es convencer y no cabe más que esta opción", ha afirmado el socialista, quien considera que los políticos no sólo deben garantizar la legalidad "sino convencer de su valor".
En su opinión, la propuesta de "viaje a la tierra prometida" que está calando en el pueblo catalán es consecuencia en parte del "desprecio" que esta sociedad siente por parte del Gobierno de la Nación, tras ver "retroceder sus derechos". "Si ya existía una mecha hacia el independentismo, hay quien ha puesto el combustible", ha añadido.
Álvarez de la Chica ha considerado que se requiere frente a esta situación una "actitud serena y de respeto", lejos del inmovilismo y de las "provocaciones". Según ha indicado, "abonar o propagar la catalanofobia o utilizar el victimismo" no el camino adecuado. Según ha indicado, el problema es grave y no se arregla sin la Constitución, pero tampoco solo con ella.