Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana Díaz defiende la igualdad y dice que los socialistas nunca han sido "nacionalistas"

La secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha defendido este sábado la bandera de la "igualdad" de todos los ciudadanos y la soberanía nacional y ha querido dejar claro que los socialistas nunca han sido "nacionalistas".
Durante su intervención ante el Plenario del 13 Congreso Regional del PSOE-A que se celebra este fin de semana en Sevilla, Susana Díaz ha querido dejar clara la posición de los socialistas andaluces ante el próximo debate de la financiación autonómica y en relación con el modelo territorial afirmando que llevarán por bandera "la igualdad" y la defensa de los intereses de esta comunidad, que no quiere ser más que nadie, pero tampoco quiere ser menos que nadie.
Este es el primer pronunciamiento público de Susana Díaz al hilo del debate que se ha abierto en los últimos días sobre el modelo territorial que defiende el PSOE y el concepto de estado "plurinacional" que se recogió en la Ponencia Política que fue aprobada en el pasado Congreso Federal de junio.
La presidenta ha estado arropada en este arranque del 13 Congreso Regional, que la afianzará como líder de los socialistas andaluces, por el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra y por los expresidentes de la Junta José Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, con quienes se ha fundido en un fuerte abrazo. Ha señalado que ella se siente orgullosa de ser heredera del trabajo y de la lucha por la igualdad de los presidentes que la han precedido.
Durante un discurso en el que ha estado muy presente la historia de Andalucía marcada por la lucha por su autonomía que inició hace 40 años, Susana Díaz ha señalado que tanto en las movilizaciones del 4 de diciembre de 1977 como en el referéndum de autonomía del 28 de febrero de 1980, los andaluces salieron a la calle a pedir "lo que era nuestro y lo que era justo", y ha indicado que ante el próximo debate sobre la financiación autonómica, Andalucía volverá a pedir "lo que es justo, las personas por delante de los territorios, porque somos socialistas y de izquierda y la izquierda ha puesto siempre a la gente por delante de los territorios y de las fronteras".
"Nunca fuimos nacionalistas", según ha sentenciado Susana Díaz, quien ha indicado que el 28 de febrero de 1980 Andalucía "pidió igualdad y no café para todos". "Pedimos no ser más que nadie, pero tampoco íbamos a permitir ser menos que nadie, porque queríamos ser iguales que los demás", ha indicado.
En este punto, ha querido recordar una palabras del exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra: "que nadie tenga tanto para poner de rodillas a otros ni nadie se tenga que poner de rodillas ante nadie porque no lo tenga".
PIENSA LO MISMO COMO PRESIDENTA Y SECRETARIA GENERAL
Asimismo, ha indicado que ella tiene la "ventaja y la suerte" de pensar lo mismo como presidenta de la Junta que como secretaria general de los socialistas andaluces: "tengo el compromiso y la responsabilidad de levantar siempre la voz en favor de la igualdad, pedir igualdad para todos".
Ha agregado que los socialistas no quieren solidaridad, sino igualdad, "porque queremos lo que es nuestro y justo con las personas". "Eso que defiendo como presidenta de Andalucía, lo suscribo como secretaria general de los socialistas andaluces", según ha sentenciado Díaz, quien ha indicado que eso en esta comunidad no lo pueden decir otros partidos, que actúan como sucursales de sus partidos nacionales y no pueden levantar la voz por la defensa de esta tierra.
Ha recalcado que la defensa de la igualdad va a ser la "bandera" de los socialistas andaluces en el debate de la financiación autonómica y ha indicado que la suerte que tiene este país es que cuando "Andalucía levanta la bandera de la igualdad, siempre lo hace pensando también en España"."Soy socialista andaluza y me siento española y los socialistas andaluces defendemos la igualdad y la soberanía nacional, que nos une a todos", ha insistido la presidenta de la Junta, quien ha recalcado que ella siempre levantará la voz en defensa de Andalucía porque, por encima de secretaria general del PSOE-A, es presidenta de todos los andaluces y "heredera del 4D y del 28F, en la lucha por la igualdad de un pueblo que la ganó constitucionalmente, de abajo a arriba".
Para Susana Díaz, el socialismo es libertad e igualdad y su partido siempre ha pensado en el interés general de Andalucía y de España. En este punto, ha querido agradecer a compañeros del PSC y del PSOE de Valencia, de Galicia o de Extremadura su presencia en la inauguración del congreso.
EL PSOE-A, UN PARTIDO UNIDO QUE GANA ELECCIONES
Durante su discurso, Susana Díaz ha manifestado que desde que el PSOE-A se constituyera en diciembre de 1977, ha sido el motor de transformación de esta tierra y ha agradecido a los andaluces el apoyo mayoritario que han dado al partido para que haya gobernado durante más de tres décadas.
Según ha señalado, el PSOE-A es hoy un partido unido y ha vuelto a tener la confianza mayoritaria de los ciudadanos en elecciones autonómicas y municipales, dos compromisos que ella asumió cuando en noviembre de 2013 se convirtió en la primer mujer en llegar a la Secretaría General del PSOE-A.
"Venimos con los deberes hechos y la palabra cumplida", ha dicho Susana Díaz, quien se ha mostrado segura de que el partido volverá a tener la confianza mayoritaria de los ciudadanos en próximos comicios para seguir escribiendo el futuro de esta tierra.
Ha señalado que el PSOE-A ha demostrado desde el Gobierno andaluz que tiene un programa de gobierno y una hoja de ruta clara para esta tierra, que pasa por la creación de empleo como prioridad y por la defensa y garantizar el estado del bienestar. Ha agradecido a Ciudadanos su contribución a la estabilidad en Andalucía.
"CASTIGO" DEL GOBIERNO DE RAJOY
De otro lado, la presidenta ha dedicado también una parte de su intervención al trato que Andalucía recibe del Gobierno de Mariano Rajoy. Así, al hilo de la suspensión cautelar del decreto que devolvía la jornada laboral de 35 horas a los empleados públicos andaluces, Susana Díaz ha criticado que el Gobierno lo que hace es "castigar por castigar" a Andalucía. "Dicen que lo incluirán en diciembre en los PGE, en tres meses, y no solo recurren la normativa andaluza, sino que lo suspenden y se van de tourneé por las puertas de los hospitales para poner en cuestión los recursos materiales que tenemos para mantener la sanidad en nuestra tierra", ha censurado.
Y es que, a juicio de la dirigente socialista, si se habla de recuperación económica "es de recibo" aplicar las 35 horas en Andalucía y crear miles de puestos de trabajo en sanidad, educación y en los servicios públicos andaluces, toda vez que ha concretado que esta medida supone más de 3.000 profesionales nuevos en sanidad y 2.400 maestros en septiembre para la escuela pública.
En otro momento de su discurso, también ha recalcado que la andaluza es una sanidad "de vanguardia" y ha garantizado que hará lo que sea necesario para que "nadie pretenda jugar" con sanidad pública en Andalucía, a la par que ha defendido que continuará blindando la dependencia, como hace ahora, "a pulmón".
Y además, ha reclamado "que nadie se envuelva en debates semánticos para justificar ataques a los servicios públicos, al estado del bienestar y a los derechos de los andaluces". Susana Díaz ha criticado los "recortes" en los PGE que afectan a Andalucía y ha afirmado que los andaluces "no queremos solidaridad, queremos justicia, igualdad, un trato equitativo y que todos los ciudadanos tengan mismos derechos".
"No voy a mendigar, quiero lo que es de recibo para Andalucía porque es una comunidad cumplidora y merece un trato equitativo", ha agregado la presidenta, quien cree que esto no ocurre así porque Andalucía "es el reflejo de que otra política diferente se puede llevar a cabo tanto en la crisis como en la recuperación económica".